Menu Big Bang! News
Mundo Escándalo internacional

Insólito: revelaron que la DEA se robó el bigote de Pablo Escobar

El jefe de policía que buscó intensamente al narcotraficante más conocido escribió un libro y contó detalles del día que encontraron al colombiano y lo mataron: “Los agentes de la DEA se tomaron fotos junto a su cadáver y luego le cortaron parte del bigote”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A pesar de que ya pasaron 22 años de la muerte de Pablo Escobar, hay ciertos detalles de su historia que aún siguen saliendo a la luz. Ahora, el ex jefe del Bloque de Búsqueda de la Policía, el coronel Hugo Aguilar Naranjo, escribió un libro titulado Así maté a Pablo Escobar, en el que cuenta detalles insólitos del día en que arrinconaron y asesinaron al narcotraficante más peligroso del mundo.

“El Patrón”, el hombre mas peligroso de Colombia.

En su libro, reveló que, tras la captura del narco, otros policías se tomaron “selfies” y hasta profanaron su cuerpo: “Los agentes de la DEA (Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos) se tomaron fotos junto al cadáver de Escobar y luego le cortaron parte del bigote, que no sé dónde estarán”. Frente a las posibles críticas que podría recibir por “mandar al muere” a sus compañeros, Aguilar Naranjo aclaró: “Yo le saqué el reloj que llevaba puesto. Está depositado en el museo de la Policía”.

El día en que los policías acribillaron a Escobar y se llevaron “un recuerdo”.

El ex agente participó, además, del operativo previo a la captura del líder narco. “Días antes a encontrarlo y matarlo, mantuvimos fuertes conversaciones telefónicas. Él sabía que lo estábamos ubicando. Él llamaba a la habitación donde estábamos concentrados haciendo el seguimiento y comenzaba a insultarnos y darnos la dirección de nuestras familias para decirnos que las iba a matar”, recordó.

Dentro de su relato también contó una historia escalofriante: “Antes de encontrarlo los policías de la escuela empezaron a tener novias muy lindas y ellos eran feos. Entonces yo interrogué a una de las chicas, que confesó que ‘el patrón’ (Pablo escobar) había contratado a 90 mujeres para que durante una fiesta pusieran cianuro en la comida y bebida de los agentes”.

En una de las últimas páginas, el ex policía contó cómo fue el operativo para terminar con el “hombre mas peligroso de Colombia”: “Fue tipo 'comando', porque hasta entonces realizábamos operaciones con helicópteros y cientos de hombres y él siempre lo detectaba y terminaba escapándose. Pero en esa ocasión organizamos un grupo de 23 hombres muy expertos y lo terminamos agarrando”.