Menu Big Bang! News
Mundo nuevos detalles de la investigación

La bella mujer del Chapo, una pieza clave en su increíble fuga

Emma Coronel Aispuro fue reina de la belleza en Durango, en el “Triángulo Dorado” narco. Hija y sobrina de capos de carteles, era una de las pocas con acceso privilegiado a la cárcel de El Alto.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A medida que pasa el tiempo, el rompecabezas es cada vez más difícil de armar. El Chapo Guzmán está cada vez más lejos de la cárcel que, increíblemente, dejó el sábado pasado.

Pero algunas piezas van asomando. La más llamativa se llama Emma Coronel Aispuro. Esposa del jefe del Cartel de Sinaloa, esta reina de belleza de 25 años podría tener una de las claves para dar con su paradero.

La sonrisa que cautivó al Chapo.

Aispuro estaba en la estrecha lista de personas que podían ver a Guzmán en la prisión de El Alto, junto a dos abogados y la diputada Guadalupe Sánchez López, quien también tenía acceso privilegiado a la cárcel.

A los 17 años, Aispuro fue elegida reina de la Gran Feria del Café y la Guayaba de Durango, uno de los tres estados del "Triángulo Dorado" del narcotráfico mexicano. No resultó extraño que desde entonces viviera en medio de la violencia y los lujos de ese mundo.

Aispuro creció en medio de la violencia narco.

HIJA DEL OPERADOR

Su padre Inés Coronel Barreras fue capturado el 30 de abril de 2013. Considerado el primer operador de Guzmán, lo acusaban de producir, almacenar y traficar marihuana en la sierra de Durango.

El padre de la novia, acusado de traficar marihuana.

Su tío era Ignacio Coronel, muerto en 2010 en un tiroteo con el ejército mexicano. Para entonces, El Chapo ya estaba esperando a que Emma cumpliera 18 años para formalizar la relación.

Emma y su padre, durante el casamiento.

La tercera mujer del Chapo es ciudadana estadounidense y madre de sus dos nenas, quienes nacieron en el país norteño para protegerlas.

Las autoridades de ese país, que ya se involucraron activamente en la investigación, creen que Emma pudo haber pasado información para la logística de la fuga a su marido.

ALERTA DEMORADA

Mientras buscan reconstruir el momento de la huida, los investigadores siguen revelando detalles inquietantes.

En los monitores de El Alto, el último registro de Guzmán es de las 8:52 PM. Sin embargo, pasaron 18 minutos hasta que los carceleros comprobaron que la celda estaba vacía.

Guzmán y su antigua celda.

La diputada Aleida Alavez, del Partido de la Revolución Democrática, agregó otro dato extraño. Mientras recorría la cárcel, le contaron que El Chapo colocaba pedazos de tortilla dentro de los espacios de una rejilla de su celda.

En este momento, la principal hipótesis es que se trataba de un calendario precario pero efectivo: de esa manera, el hombre más peligroso de México contaba el tiempo que llevaba. O el que le faltaba para escaparse.