Menu Big Bang! News
Mundo Puerto Rico

Murió en un tiroteo, lo embalsaman y lo velan en el bar de la mamá

Jomar Aguayo murió la semana pasada en un tiroteo del que no se conocieron muchos detalles; su familia lo mandó a embalsamar, lo vistió con ropas deportivas y sentó en una mesa jugando al dominó. Otros casos de velorios insólitos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hay lugares donde a la muerte se le rinde culto. Y se la enfrenta de maneras diversas. Algo de eso ocurre, por ejemplo, en Puerto Rico, donde los velatorios pueden adquirir ribetes insólitos.

Por ejemplo, el último caso publicado por la prensa local es el del joven de 23 años Jomar Aguayo, cuyo cadáver se exhibe en un bar de San Juan de Puerto Rico, sentado en una mesa jugando al dominó y con una cerveza.

Aguayo murió en un tiroteo, del que se no se conocen muchos detalles la semana pasada y su familia dispuso que fuera embalsamado por la Funeraria Marín.

"No me parece de mal gusto, porque todas las personas tienen el derecho a ser veladas como quieran. Se puede considerar, incluso, una obra de arte", dijo Tamaris Marín, quien reconoció que su funeraria se ha especializado en preparar este tipo de velorios poco convencionales.

Marín dijo que estos particulares velorios se remontan a 2008, cuando la funeraria se encargó del ya famoso "Muerto parao", nombre que se le dio popularmente al cadáver de Ángel Pantoja Medina, que fue colocado de pie, apoyado en una pared, vestido con ropa de estética juvenil, gafas de sol y una gorra.

El Departamento de Salud de Puerto Rico no ha podido prohibir este peculiar tipo de velatorios al no encontrar la vía legal para exigir que el cadáver de un fallecido se coloque de forma horizontal o dentro del ataúd.

"Hay una opinión dividida respecto al asunto pero nuestra funeraria se limita a dar un buen servicio y complacer a los clientes", aseguró la empresaria, tras apuntar que el costo de este tipo de velorios tan poco usual no es más elevado que los tradicionales.

El cadáver de Aguayo fue expuesto con ropa deportiva y una gorra azul claro, el mismo color del cristal de las gafas de sol que cubrían sus ojos en el bar que pertenece a su madre.

El joven aparece sentado en una de las mesas del bar, en la que se colocaron fichas de dominó, una gran botella de cerveza y una cajetilla de tabaco.

El "Muerto del dominó" sigue a una lista de curiosos velorios registrados en los últimos años en Puerto Rico que arrancan en 2008 con el "Muerto parao" en 2008.

En abril de 2010 falleció David Morales, quien fue velado sobre una motocicleta de gran cilindrada, original forma de velar un cadáver que fue imitada por los familiares de Julio López en julio de ese mismo año.

Ese verano, Edgardo Velázquez fue velado dentro de su ambulancia, ya que se dedicaba al sector sanitario.

Otros casos curiosos de puertorriqueños velados de forma poco convencional son el de Carlos Cabrera, que fue expuesto caracterizado de "Che" Guevara, y Chistopher Rivera, al que se vistió de boxeador y colocó en un ring improvisado.