Menu Big Bang! News
Policiales Otro caso en el país

"Efecto mochileras": reclaman investigar el caso de una joven agredida en Ecuador

La joven fue buscada por casi un mes y luego se la identificó en un hospital, donde fue atendida por sufrir graves traumatismos en su cráneo y distintas partes del cuerpo. Según la justicia local, sufrió un accidente pero no se investigó como reclama la familia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ana Paula Chalela fue encontrada hace un año en la ciudad de Portoviejo, ubicada a 150 km de Montañita, Ecuador, con traumatismos graves que la dejaron más de veinte días en coma. Mientras se mantiene el interés en la investigación para revelar lo que les sucedió a las mochileras mendocinas, el padre de la joven barilochense de 24 años reclama que se active el expediente del caso.

“Todavía no sabemos qué le pasó a Ana Paula. El fiscal no me atiende el teléfono y yo no puedo pagar un abogado en ese país

La joven era buscada como desaparecida, pero había sido internada.

Todavía no sabemos qué le pasó a Ana Paula. El fiscal no me atiende el teléfono y yo no puedo pagar un abogado en ese país. Pero, por suerte, tengo a Ana Paula con vida", dijo al diario Rio Negro, Rolando Chalela, quién además señaló como “pésimo” al manejo de la Justicia de ese país.

Fue atropellada por una moto mientras realizaba malabares en un semáforo.

Según relata el padre de Chalela, la joven barilochense no recuerda qué pasó, ni cómo llegó al hospital, donde permaneció internada por 22 días

PERMANECIÓ EN COMA 22 DÍAS

En un principio, la posibilidad de que Ana Paula hubiera sido víctima de un ataque sexual, pero luego fue descartada. La principal hipótesis en Ecuador fue que la barilochense fue víctima de un accidente. Un motociclista habría escapado luego de atropellarla.

“Yo estuve en Ecuador y me pongo en la piel de los padres de estas dos chicas mendocinas. Nuestra causa ya pasó al olvido, pero, por suerte, a mi hija la tengo conmigo

“Yo estuve en Ecuador y me pongo en la piel de los padres de estas dos chicas mendocinas. Nuestra causa ya pasó al olvido, pero, por suerte, a mi hija la tengo conmigo. Hoy tiene secuelas mínimas. Pero lo cierto es que en estos casos, no hay ayuda de nadie”, remarcó Rolando.