Menu Big Bang! News
Política Ahora, la judialización

A 13 días, el voto en blanco es el eje de una polémica que comienza

Con una elección que se avizora muy apretada, los votos en blanco le quitan el sueño a los candidatos. A Scioli porque necesita un triunfo claro, que no de lugar a polémicas. A Macri y Massa, porque si se contabilizaran los blancos, estarían más cerca de un ballotage.Ambos irán por esta cuestión a la Justicia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Faltan apenas 13 días para la crucial elección presidencial del 25 de octubre y en la cabeza de los tres candidatos con posibilidades de acceder a la presidencia o a un eventual ballotage, no deja de dar vueltas el factor clave que determinará el conteo de los votos en blanco.

A Scioli, el fantasma de Tucumán, le da vueltas por la cabeza. No quiere vencer y que se desate la polémica.

A Scioli el tema le preocupa por demás, ya que de la forma en que se computen esos votos en blanco, podría determinar si vence en primera vuelta, ya que encabeza todas las encuestas, o bien si debería ir a un ballotage. En el caso de Macri y Massa, quienes pugnan por el segundo lugar, la forma en que se computen esos votos, podría ser determinante, la noche del 25, para saber si habrá o no ballotage, ya que el 1 ó 2 % de los votos -la diferencia que muestran casi todas las encuestas-, será clave.

Es por eso que tanto en el búnker macrista como en el de Massa, ya planean sendas presentaciones judiciales para que la justicia electoral, en manos de la jueza María Romilda Servini de Cubría, determine como se deben computar los votos en blanco.

Servini de Cubría, recibirá dos presentaciones para que ratifique como debe ser el conteo de los votos en blanco.

El candidato al Parlasur de UNA, Jorge Vanossi, quien además es abogado constitucionalista, tiene entre manos una presentación para que Servini ratifique como deben computarse esos votos.

El macrismo trabaja sobre una hipótesis similar tomándose de una hendija abierta por los jueces.

Que dice la Constitución

Hay que saber, antes que nada, que la Constitución Nacional establece que para alcanzar la presidencia hay que obtener el 45% de los votos, o más del 40% siempre que se obtenga una ventaja superior a 10% respecto del segundo. Si el universo sobre el cual se realiza el cálculo incluye los votos en blanco, para alcanzar el 40 o el 45% haría falta un mayor caudal electoral. Es decir: aumenta la posibilidad de ballotage.

El macrismo y el massismo realizarán presentaciones judiciales para determinar que hacer con los votos blancos.

Hasta ahora nunca se había desatado una controversia respecto a cómo se computan los votos en blanco ya que nunca, hasta ahora, se dio un resultado tan apretado como el que se vislumbra para la jornada del 25 de octubre.

Los votos en blanco son considerados válidos, no así los anulados. También esta claro que los blancos no se consideran como afirmativos.

Si se computaran para el escrutinio los votos blancos, se necesitaría un caudal mayor de votos para acceder al ballotage.

Para entender mejor: en las PASO del 9 de agosto no se incorporaron al escrutinio los votos en blanco, con el fin de que los partidos con poco volumen electoral no salieran de carrera. Ese día hubo 22.926.295 votos incluyendo los blancos. Pero se tomó como base los 21.936.472 que fueron a algún candidato. Sobre esa base, Scioli habría obtenido 36,74% de los votos y no 38,41% como finalmente quedó, Macri habría cosechado 28,78% y no los 30,07% con los que quedó y Massa habría obtenido un 19,74% y no el 20,63%, con el que finalmente quedó. Siguiendo este ejemplo, Scioli, estaría aún más lejos del 40%.

La polémica está basada ahora en si el voto en blanco es afirmativo, que es la segunda condición que establece la Constitución para el recuento de la elección presidencial. La constitución habla de votos válidos y afirmativos para determinar si hay segunda vuelta.

En el macrismo están preocupados, ya que de un 2% podría depender el futuro del candidato.

Que pasa en otros países

En Brasil y Chile, el voto en blanco no se toma en cuenta, en cambio, en España y Colombia, sí. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se excluye del recuento los votos en blanco.

Para los constitucionalistas, Daniel Sabsay opina que se deben contabilizar y Germán Bidart Campos, opina en la misma línea. En cambio, María Angélica Gelli, interpreta que la constitución los excluye del recuento.

Para el constitucionalista, Daniel Sabsay, los votos en blanco deberían tomarse en cuenta.

Cuando las presentaciones arriben al despacho de la jueza nacional electoral, María Romilda Servini de Cubría, esta podrá determinar que hacer o bien, de acuerdo al momento que se haga el planteo, podría solicitarse un per saltum para que la Corte Suprema de Justicia se expida al respecto. Lo cierto es que al respecto, la Constitución es lo suficientemente clara. Y no es la Justicia quien pueda modificar la forma en que se computan los votos en blanco. Esa cuestión es potestad del Congreso de la Nación, que para eso debería modificar ese artículo de la Carta Magna.

De todas formas, ya se avizora una madrugada de polémicas y judicializaciones.