Menu Big Bang! News
Política Enfrentamiento abierto

Milagro Sala sigue detenida y Morales dice que no negociará

La dirigente social declaró ayer por 20 minutos y todavía se encuentra en la Comisaría de la Mujer, realizando una huelga de hambre. Por su parte el gobernador de Jujuy aseguró que “no la recibirá” aunque levante el acampe.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La tensión en Jujuy aumenta. La dirigente social, Milagro Sala, continua detenida en la Comisaría de la Mujer mientras el gobernador Gerardo Morales insistió en que no negociará con la líder de Túpac Amaru aunque levante el acampe.

La dirigente social aún está detenida en la Comisaría de la Mujer.

El juez Gastón Mercau le tomó declaración a Sala por 20 minutos, y decidió no expedirse sobre el pedido de excarcelación que presentaron los abogados de al dirigente social, quien continuará presa.

Según Alberto Nayad, uno de los abogados que defiende a la líder militante cercana al kirchnerismo, Sala “no comió ni bebió nada” desde que fue detenida y aclaró que “no la vio bien, aunque los médicos la revisan constantemente”.

La defensa de Sala sostiene que la dirigente “ejerció su derecho a protestar”. 

Según el acta de detención, Sala fue trasladada a la Comisaría de la Mujer por “Instigación a cometer delitos y tumultos en concurso real” y lleva la firma del juez Raúl Gutiérrez, quien finalmente dejó la causa por cuestiones de salud. El magistrado baso su decisión en imágenes de seis horas de duración en la que puede observarse como Sala “armó el acampe en la plaza Belgrano –que ya lleva 35 días– e impartía órdenes a todos los integrantes de la toma”.

Morales contundente: no negociará ni recibirá a Sala aunque levanten el acampe. 

Los argumentos de ambas partes están bien definidos. Los abogados de Sala sostienen que su defendida ejerció su derecho a protestar, el cual está amparado en la Constitución. Sin embargo, para el gobierno de Morales, la detención se produjo debido a la acumulación de cinco causas abiertas, a las que se suman 60 ya prescriptas.  

En diálogo con Clarín, Morales aclaró que no tiene la facultad para detener a nadie y que fue la Justicia quien lo hizo de forma independiente. “Ella quiere hablar para tener entidad y hacerle creer a su gente que sigue teniendo poder para presionar. Pero yo no voy a recibir a una mafiosa que denuncié varias veces, no voy a negociar, sería una contradicción”, manifestó el gobernador.