Menu Big Bang! News
Actualidad Cambio de paradigma

"Quiero quedar libre", dice el hombre que busca el primer divorcio express

Sebastián Cóppola se casó hace 26 años, pero sólo convivió 27 días. Mañana pedirá la separación bajo el nuevo Código Civil. Un caso que puede sentar jurisprudencia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Este lunes a las 7:30, cuando un ex guardaespaldas entre a una oficina judicial de Lavalle, empezará a cambiar una parte de la historia social argentina.

El caso de Sebastián Cóppola será el conejillo de Indias para los divorcios unilaterales, vigentes desde este sábado gracias al nuevo Código Civil

Cóppola, un porteño de 47 años, estará en la Cámara Civil con sus abogados Virginia Luna y Pablo Lestingi para el sorteo y asignación de un juzgado.

“Quiero quedar libre”, le dijo a BigBang.

- Después de un noviazgo de tres años, el 25 de agosto de 1989 me casé ilusionado. Estaba todo bien. Pero me enteré de una infidelidad y a los 27 días me separé. Fue una tortura. Para pedir el divorcio tenías que tener un concubinato de tres años, pero obviamente no quería tener ningún contacto. Empecé a buscarla en el 92, pero no logré dar con su paradero ni siquiera por las redes sociales. Un día me cansé y no la busqué más.

Cóppola se cansó de buscar a su ex.

Está casado y no ve a su esposa desde hace 26 años. Aunque suene increíble, Luna dice que “es un caso de manual; hay muchísimos en las mismas condiciones”. Su objetivo es que todo se resuelva en dos meses. 

el largo camino a los medios

Cóppola cuidó a políticos, empresarios e integrantes del clero, hasta que tuvo un infarto múltiple de miocardio.

Tras una larga pelea con su obra social, en 2007 consiguió que le cubrieran el 100% del stent -acá también, asegura, sentó jurisprudencia- y la operación a corazón abierto.

“Me morí y volví”, resume ahora. Entonces optó por volver a su primer amor. Hasta hace poco tuvo programas en la AM 740 y en Radio Del Pueblo.

En su nuevo rol, entrevistando a Laura Fidalgo.

Después vinieron otras parejas: tiene cuatro hijos, de entre 9 y 23 años, de otras relaciones. Y ahora es un hombre precavido.

- Si mañana la vida me sonríe y estoy trabajando en la tele, de repente puede aparecer la otra persona y reclamarme algo. Y yo le voy a decir “no te me colgués, no me cartoneés prensa”. Incluso si fallezco, podría presentarse a reclamar la herencia. El Código es una de las mejores cosas que ha hecho el Gobierno. Esto debería salir como un tubo.

Nadie puede culparlo por sonar un poco ansioso.