Menu Big Bang! News
Deportes siguen las repercusiones

El "cura canalla" que convoca miles de fieles también se quejó de Ceballos

Ignacio Pieres nació en Sri Lanka pero se naturalizó argentino tras su llegada al país, en 1979. Después de la polémica final de anoche, dijo estar “triste por la injusticia pero orgulloso de Central”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ignacio Pieres, más conocido como el “Padre Ignacio” es un hincha conspicuo de Rosario Central. Después del polémico arbitraje de Diego Ceballos anoche, que perjudicó a los canallas en la final de la Copa Argentina, él también tuvo algo para decir.

Un cura canalla.

“Estoy triste por la injusticia pero orgulloso de Central”, contó. Las declaraciones están reproducidas por el diario La Capital, que calificó lo que le pasó al equipo santafecino con las palabras “despojo” y “vergüenza”

Ceballos, el hombre más cuestionado del fútbol argentino en las últimas horas.

Pieres felicitó a los jugadores “de corazón; no ganaron el partido pero se ganaron el corazón de la gente”. Y lejos de pacificar los ánimos, también se metió en la discusión que envuelve a la patria futbolera desde hace 24 horas.

El Padre Ignacio se metió en la discusión futbolera.

Para el cura, lo de Ceballosfue un acto de discriminación y violencia”. Los responsables fueron “la AFA y los directivos de Boca”.

el vía crucis canalla

En abril, Pieres había sido noticia por un motivo más elevado. Para el Vía Crucis de Semana Santa, lideró a una multitud de 300 mil personas por las calles del humilde barrio Rucci.

Sus Vía Crucis convocan a fieles de todo el país.

Dada la magnitud del evento, el párroco de la iglesia Natividad del Señor le había pedido a los fieles que fueran en transporte público para evitar congestiones.

Pieres nació en Sri Lanka y se nacionalizó argentino tras llegar al país en 1979. Como suele suceder, se le atribuye el poder de sanar enfermos imponiendo sus manos.

Pieres y el “método” de la imposición de manos.

Para tener una dimensión del poder convocatoria del “cura canalla”, es bueno recordar que el Arzobispado porteño había calculado la asistencia del último Vía Crucis en 45 mil fieles.