Menu Big Bang! News
Deportes CONFESIÓN

La sinceridad de Tevez: "A veces me preguntó para qué mierda volví"

Fiel a su estilo, el delantero de Boca se sinceró durante una entrevista con TyC Sports. Sin embargo, descartó que esté pensando en dejar el club de sus amores. “No me voy a ir, vine acá para quedarme y darle alegría a la gente”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Si hay algo que siempre caracterizó a Carlos Tévez desde su irrupción estelar en el fútbol argentino fue su sinceridad, y ésta no fue la excepción.

Por eso, si bien el “Apache” tranquilizó a los hinchas xeneizes sobre su continuidad en el club, no tuvo empacho en decir que “hay días en que me pregunto para qué mierda volví”.

“Esa pregunta me la hago cuando las cosas van mal o cuando hay muchas críticas destructivas. Pero tengo clara la respuesta: volví por mi familia, por el club al que amo y para que Boca esté mejor”, se respondió a sí mismo durante una entrevista con TyC Sports.

 

“Yo no me voy a salvar solo. El que me conoce sabe que doy la cara, más de una vez puse la cara y lo sigo haciendo. Es obvio que estamos en deuda con la gente, es claro que futbolísticamente estoy en deuda, no estamos jugando bien”, se sinceró “Carlitos”, para luego aclarar que no piensa irse de Boca.

“No me voy a ir, vine acá para quedarme y darle alegría a la gente”, subrayó el crack, quien ayer había manifestado que no se encontraba cómodo jugando como centrodelantero.

"Vine para quedarme y darle alegría a la gente", lanzó. 

“El nueve se tiene que agarrar más a las piñas con los defensores para ver si puede hacer un gol, y yo ya estoy grande para eso”, explicó sin rodeos.

Y, consultado sobre el hueco que se abre ante las reiteradas lesiones de su amigo, Daniel Osvaldo, Tévez propuso el nombre de Ramón “Wanchope” Ábila, el goleador de Huracán.

A Tévez le gustaría jugar con el delantero de Huracán, "Wanchope" Ábila. 

“Me gustaría jugar con él, viene creciendo mucho, es uno de los grandes delanteros del fútbol argentino”, lo halagó, para luego cerrar fiel a su estilo. “El cordobés mete el culo y no lo movés más”, concluyó entre risas.