Menu Big Bang! News
Show el enmascarado [episodio 4]

Diego y el Príncipe, hermanita habladora y la vendetta de Gianinna

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Acá estoy de vuelta para poner un poco de orden en este mundo dominado por los malvados como Blatter, Burzaco, Stiusso o Mariano de Gran Hermano.  Tengo información para derribar varios muñecos. No dije voltear, por las dudas algún vivo dude de mi sexualidad. A este superhéroe le gustan más las minas que las milanesas a la napolitana. Arranquemos este fusilamiento masivo para placer de mis seguidores que, según me dicen los capos de BigBang, ya son legión. Me parece que ya estoy para pedir paritarias. 

¡Arranco!

LOS 25 PALOS DEL DIEGO

A esta altura de su vida, si Maradona corre una pelota le tienen que poner una carpa de oxígeno al lado de la cama. Pero para los negocios el barrilete cósmico sigue siendo una luz. No se cómo hace pero el tipo tiene un olfato especial para detectar logis con ganas de gastar plata. Ahora le tocó el turno a Ali Hussein, el jordano que quiso ser presidente de la FIFA y se bajó en primera vuelta, como Carlitos en el 2003. Resulta que el Príncipe un día se despertó, se ve que no tenía nada que hacer y decidió que podía dominar el mundo del fútbol. Tenía guita pero le faltaba el apoyo de alguien groso. Y ahí llamó a Diegote. El 10 ni lo dudó. Le dijo que no sólo podía ser presidente de la FIFA, sino que hasta el Salón Oval de la Casa Blanca no paraba.  El cotur le creyó todo y ahí mismo pronuncio la frase que nunca hay que usar frente a Maradona: ¿Y cuánto sale esto? Sin qué se le mueva un músculo de la cara, el astro lo sacudió ahí mismo con 23 palos verdes. Obvio que el jordano dijo que sí al instante. Mis informantes en el lejano Oriente me contaron que el día de la votación Diego estaba en Malasia y un avión privado lo estaba esperando para ir a Zurich en caso de que el Príncipe ganara. Obvio que Maradona ni se acercó. El sabía que el triunfo de Ali era más difícil que lograr que Kicilof elimine el impuesto a las ganancias. 

GRAN HERMANA, GRAN BOTONA

Cada vez que María Paz se pone a hablar, el director de cámaras de Gran Hermano tiene más trabajo que el plomero del Titanic. Es que la chica, dicen, tiene más agachadas que japonés saludando y su especialidad son los famosos. En más de una ocasión tuvieron que ponchar otra cámara para evitar que la morocha mande en cana, por pitos y cadenas, a varios famosos. Dicen que en su larga lista de revolcadas de lustre figura un conductor de televisión y una estrella del fútbol mundial. Al hombre de la tele todavía ni lo nombró, pero en tres oportunidades arrancó para contar la historia con el astro de la redonda. GH se hizo el gil y prefirió mostrar cómo corría el agua en el jacuzzi. Dicen que gente muy cercana al habilidoso futbolista llama a cada rato pidiendo que la saquen de la casa, cosa imposible. Eso sí, si la morocha queda en placa que no llame la atención que la mayoría de las llamadas lleguen de la Madre Patria. Todos tienen un muerto en el ropero.  

A LOS HUEVAZOS

Todos mis amigos de los programas de chimentos le dedicaron varios minutos al debut de Jimena Barón como cantante. Sin ponerse colorados elogiaron su voz que, para este humilde superhéroe, era lo más parecido a un gato en celo. Pero lo que no se atrevieron a contar es que la esposa (¿o ex?) de Daniel Osvaldo rebuznó en la terraza de un pub y los vecinos, hartos de tanto alarido sin sentido, no tuvieron mejor idea que dirigirle certeros huevazos a la humanidad de la pobre actriz. Dicen que más de uno impacto con la justeza de un francotirador. Si el que tiraba hubiera sido el futbolista, seguro que todos se iban afuera. 

ES PARA EL KUN QUE LO MIRA POR TV

Las minas son lo más lindo que existe sobre la tierra. Ahora cuando se ponen en jodida son imparables. Ese es el caso de Gianinna Maradona. La hija del 10 sigue sin digerir la relación del Kun con la Princesita y cada vez que puede le manda un misil. Ahora encontró una forma divertida de gastar a su ex y, principalmente, a la Reina de la bailanta: concurrir a los recitales del Polaco, el ex de la cantante. El 25 de mayo estuvo en el Luna Park y vio todo el show desde un costado del escenario. Cantó todas las canciones, especialmente “Esa mujer” donde describe a una mina como coqueta, infiel, mentirosa, falsa, insaciable, ambiciosa e insoportable. Es decir que hace un identikit de la Princesita. Pero no contenta con esta cruel venganza, dos días después el Polaco fue contratado por Claudia Villafañe para animar una fiesta de 15. Y allí también estuvo Gianinna tarareando las canciones y sacándose fotos con el cantante y hasta con su mamá. Y a las pruebas me remito. 

Gianinna fue al recital del Polaco y hasta posó con la mamá del cantante. 

Pero para terminar de rematar la situación, la hija del 10 y el cantante intercambiaron teléfonos y el WhatsApp entre ellos arde de mensajes diarios. La venganza es un plato que se come frío. 

Bueno amiguitos. Por hoy es suficiente. No abusen de mi nobleza. En un par de días vuelvo para seguir deschavando gente. Y si alguno tiene un problema lo espero en Segurola y Habana.