Menu Big Bang! News
Policiales MAR DEL PLATA

Cayó la pareja acusada de violar y matar a su beba de 11 meses

Lucía Sosa y Héctor Javier Picart, estaban prófugos desde el viernes. Quedaron imputados por "abuso sexual seguido de muerte". En 2013 se les había muerto otra beba de 6 meses. Dieron tres hijos en adopción y la mujer está embarazada. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Una pareja que era buscada por el crimen de su beba de 11 meses, que murió hace ochos días luego de haber sido abusada sexualmente en Mar del Plata, fue detenida en una casa de esa ciudad bonaerense y se negó a declarar ante la Justicia.

Se trata de Lucía Sosa y Héctor Javier Picart, quienes estaban prófugos desde el viernes último, cuando quedaron imputados del “abuso sexual seguido de muerte” de su hija.

Lucía Sosa y Héctor Javier Picart, los acusados por el espantoso crimen. 

Fuentes judiciales informaron que los acusados fueron indagados esta tarde por la fiscal María Isabel Sánchez, ante quien se negaron a declarar.

La fiscal que entiende en la causa, María Isabel Sánchez. 

Una vez finalizada la indagatoria, la fiscal de la causa dispuso que los dos imputados continúen alojados en la Unidad Penal de Batán.

Según los investigadores, a esta pareja ya se le había muerto otra beba a los seis meses en 2013, y había dado en adopción a otros tres niños, cuya custodia comenzó a reclamar en 2014. Además, la mujer se encuentra nuevamente embarazada.

Respecto del caso de Yasmín Milagros, la beba de 11 meses, ésta fue llevada por sus padres el sábado 8 de octubre último al Hospital Interzonal de Mar del Plata, donde la derivaron al Materno Infantil, en el que murió al lunes siguiente.

El Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, donde falleció la niña. 

Los médicos establecieron que la beba registraba varios ingresos a los hospitales de la zona, por lo que denunciaron el hecho ante la Justicia.

Fue a partir de ahí que se dispuso que se le realizara una autopsia, la que determinó que había sido abusada.

Cuando personal policial fue a detener a los padres de la víctima, la pareja ya había abandonado su casa de Mar del Plata.

Sin embargo, a partir de los datos brindados por una asistente social —a la que los acusados le confesaron que estaban asustados y querían abandonar la ciudad—, las pesquisas lograron localizarlos en el barrio Jorge Newbery de la ciudad balnearia.