Menu Big Bang! News
Política Después de la victoria

La alegría de Juliana: "Si hay alguien que lo cuida, soy yo"

La futura Primera Dama se mostró emocionada y feliz después de que su marido alcanzara su sueño de ser presidente. Cómo imagina su vida después del 10 de diciembre.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Me siento muy feliz y muy agradecida con todos los argentinos”. Esas fueron las primeras impresiones de Juliana Awada, la esposa del flamante presidente electo Mauricio Macri, mientras Cambiemos festejaba en el búnker de Costa Salguero la victoria en el ballottage. 

Las declaraciones de la futura Primera Dama, obtenidas por Mdzol.com, la mostraron exultante y confiada en las capacidades de su marido. “Sé que es una persona muy capaz. Tiene un gran equipo y va a seguir convocando a los mejores para trabajar para que todos podamos vivir mejor”, aseguró. 

Juliana Awada destacó su vocación de cuidar a su marido.

Awada también se sumergió en terrenos más personales, subrayando que su rol pasa por proteger y acompañar a Mauricio. “Hace seis años que me casé muy enamorada, y si hay alguien que lo cuida, soy yo”, explicó. “Estar así de unidos nos hace bien a los dos y a nuestra familia”. 

“Hace seis años que me casé muy enamorada, y si hay alguien que lo cuida soy yo

El famoso beso después del debate

Parte de esa unión fue ilustrada por el beso con el que ambos sellaron la participación de Macri luego del debate televisado que mantuvo con el candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli. Un beso que, para Juliana, fue espontáneo y salió del alma. “No fue algo que se prepara ni se arma: amo a mi marido y tengo una relación muy demostrativa de cariño permanente con él”, contó. 

El beso fue uno de los momentos más comentados del debate.

 

“Soy una persona que va viviendo el día a día”, agregó. “No pongo el foco en el título de 'Primera Dama'. Yo camino por la calle sola, voy al supermercado y manejo mi auto. Me imagino que por un tema de seguridad eso se modificará un poco, pero espero que no mucho”, cerró satisfecha.