Secciones
Amenazas, prostitución y golpes: qué declaró la mujer que asesinó de 185 puñaladas a su marido
Policiales Horror en José C. Paz

Amenazas, prostitución y golpes: qué declaró la mujer que asesinó de 185 puñaladas a su marido

Ella y su hija admitieron haber atacado a Alberto Elio Naiaretti después de que él las amenazara de muerte.

Paola Córdoba fue detenida el sábado pasado después de que llamara a la policía y confesara que había asesinado a su marido en su casa de José C. Paz. Su hija también fue apresada, y según confesó la mujer de 38 años en su declaración, el crimen lo cometió después de que su esposo le dijera que la iba a matar.


Además, la atacante aseguró que su marido la obligaba a prostituirse, que ya lo había denunciado al menos cuatro veces por violencia de género y que la sometía, a ella y a sus hijos, a constantes maltratos físicos y psicológicos.

Del mismo modo, la adolescente de 18 años, también acusada de homicidio, admitió haber participado del crimen de su padre y dijo que lo apuñaló una o dos veces al ver que él tenía intenciones de matar a su mamá.

Declararó la mujer que aseguró haber matado a su esposo de 185 puñaladas.

Aunque Paola Córdoba declaró el domingo, sus palabras se hicieron públicas en las últimas horas. Si bien ya había trascendido que la muerte de Alberto Elio Naiaretti estaba rodeada de violencia y abusos, lo cierto es que ahora se supo que la discusión que desencadenó en la muerte de la víctima comenzó el viernes a la noche, cuando ella le dijo a su esposo que no quería prostituirse más.

Tortura y prostitución: la historia de la mujer que mató a su marido de 185 puñaladas

“Yo maté a mi marido porque sabía que él me iba a matar”, declaró Córdoba, y luego aclaró que todo comenzó cuando Naiaretti le explicó que debía prostituirse para “darle de comer a sus hijos” y ella le dijo que no quería hacerlo más.

Según el relato de la acusada, luego de la pelea ambos se fueron a dormir, y mientras ella permanecía acostada en silencio, él le dijo: "Ves que sos una puta de mierda, con los que te encamas en la ruta no debes estar tan calladita. Te llevo a la ruta para que te prostituyas y al final la pasan todos bien menos yo".

 

Con miedo por todo lo que había pasado y después de que su esposo le dijera que esa noche la iba a matar, finalmente Córdoba admitió que cuando su marido se durmió, bajó a buscar cinco cuchillos de la cocina y los colocó en un baúl cerca de la cama para poder llevar a cabo un ataque contra él.

“Esperé un rato, me levanté, agarré dos cuchillos y le clavé uno a la altura de la costilla, abajo de la tetilla del lado izquierdo. Le clavé uno de ellos, una sola vez. Se despertó, se dio vuelta y le empecé a clavar el cuchillo en toda la panza. El se levantó y se me vino encima, me decía 'qué hacés Paola' ”, contó conmocionada.

Además, agregó que en medio de la violeta situación, su hija de 18 años ingresó a la habitación, y cuando vio que Naiaretti iba a lastimarla, ella intervino y también le clavó un cuchillo en el cuerpo para detenerlo.

La casa donde vivía la familia.

Sobre esto, la joven coincidió con su madre, y explicó que en la noche del viernes le escribió a su tía para decirle que tenía miedo porque su padres discutían, y no sabía lo que podía pasar. Luego de eso, ella se quedó dormida mientras esperaba una respuesta, y se despertó cerca de la 1.30 de la madrugada del sábado, cuando oyó gritos en el cuarto de sus papás.

"Ahí veo que mi mamá lo estaba apuñalando a mi papá. Lo estaba apuñalando con un cuchillo, uno o dos. Mi papá la agarraba de la mano y de la cabeza a mi mamá y le decía 'no, Pao, me voy'. Eso se los decía a cada rato, varias veces le dijo como que se iba de la casa. Después mi papá empezó a forcejear con mi mamá y se empezaron a ir como a la habitación mía y de mis hermanos”, dijo y aseguró que los niños pequeños se despertaron y que ella les ordenó que se fueran a dormir a su pieza.

“Yo al cerrar la puerta de ellos me quedé de su lado. Mi papá le estaba queriendo sacar el cuchillo a mi mamá, como que la quería apuñalar. Parecía que él la iba venciendo en fuerza y yo tenía miedo porque no quería que la lastime a mi mamá o a mí. Yo agarré uno de los cuchillos que estaba en el piso y lo clavé a mi papá, no sé si una o dos veces y después lo solté de nuevo. Mi mamá siguió, ella lo seguía apuñalando”, aseguró.

Las dos sospechosas están detenidas.

Paola Córdoba y su hija están acusadas del delito de "homicidio agravado por el vínculo", aunque sus abogados defensores ya solicitaron su excarcelación extraordinaria y pidieron que el caso se enmarque como un homicidio en legítima defensa desde una perspectiva de género.

El pedido fue formulado al juez de Garantías de San Martín Alberto Brizuela por el defensor oficial Javier Chirinos, quien además sostuvo que por la cantidad de puñaladas "también se advierte un estado de emoción violenta" en Córdoba.

Sin dudas, el abogado sostuvo que "este fue un caso de legítima defensa sin dudas" y que no existe un peligro de fuga "porque ella mató al marido y después llamó al 911 para entregarse".

Temas

  • Horror en José C. Paz
  • Esposa
  • Hija
  • Detenidas
  • Acusadas
  • Homicidio
  • Declaración

Comentarios