Menu Big Bang! News
Actualidad crueldad y torturas

Perros muertos en Junín: cómo opera la "mafia" de las carreras de galgos

La organización Proyecto Galgo Argentino denunció que varios perros de carrera fueron hallados con signos de maltrato, torturas o muertos. Dicen que es una ciudad “galguera”, donde se apuesta y nadie dice nada. Cuando los perros envejecen, se lastiman, o no son competitivos, los matan. El cruel entrenamiento.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Las carreras de galgos están prohibidas por las asociaciones protectoras de animales de todo el país. Sin embargo, estas actividades se siguen desarrollando con “normalidad”, ya que no hay ley que lo impida, lo que ocasiona lesiones graves en el animal, incluso su muerte.

Un grupo de estas entidades denunciaron hoy una matanza de perros de raza galgo en la ciudad bonaerense de Junín y acusaron a sus dueños de someter a los canes a competir en carreras y matarlos. En la denuncia se detalla que uno de ellos fue hallado con signos evidentes de maltrato, mientras que el otro estaba atado con cables.  

Vecinos aseguran que en Junín hay una gran actividad y hasta “galgómetros” y, junto a asociaciones pro animales reclamaron leyes de protección. “Los dueños de perros galgos descartan a los que ya no sirven para correr y los tiran", revelaron.

 La vida útil de un perro que participa en una carrera, es hasta un 50% menor que la de un perro que no compite. Por lo que este “deporte” es fuertemente cuestionado por las organizaciones proteccionistas que buscan salvaguardar los derechos animales.

Las organizaciones denuncian que utilizan a los perros por tres años y luego los desechan. 

El otro perro fue hallado el mismo día y "apareció muerto con las patas de atrás atadas con cables, para que no pueda moverse y muera lentamente", describieron.

La organización afirmó que en Junín, la presencia de estos usuarios que utilizan a los galgos para competir abundan y manifestaron que los utilizan con “total impunidad a los perros para carreras y para cazar".

Ciudad “galguera”

Frente a esto, la asociación reconoció que se trata de una “ciudad netamente galguera. Con descartes diarios, carreras en sus calles, y explotación a más no poder" de los animales. Algunos vecinos ya se pronunciaron en la zona y denunciaron estas acciones de crueldad. Pero no obtienen respuesta. 

En la zona hay una organización local defensora de animales pero "no hizo ninguna denuncia" sobre la matanza de perros y contaron que "un cuidador del refugio, que murió en un accidente, tenía un criadero de galgos".

"El veterinario del refugio también cría perros y algunos están en condiciones deplorables", aseguraron algunos vecinos de Junín y afirmaron que "un delegado gremial del municipio es uno de los organizadores de las carreras en las que explotan y drogan a los canes".

Reclamo

En octubre varias de estas entidades marcharon al Congreso de la Nación para reclamar que la Cámara de Diputados sancione el proyecto de ley que prohíbe las carreras de perros en el país, aprobado por el Senado en agosto.

Ese mismo mes, se presentaron 225 mil firmas en el sitio Change.org para reclamar que el proyecto se convierta en ley. 

El pedido exige que se “prohíba las competencias de perros en todo el país y se sancione con prisión de hasta cuatro años, con un pago de hasta 80 mil pesos, a quien las organice, participe o promueva".

Torturados

El Proyecto “Galgo argentino” advirtió que los perros "viven hacinados en jaulas diminutas, son atados para realizar montas forzadas por la cría indiscriminada de la raza, son privados de sus necesidades afectivas, los transportan en baúles o cajas, reciben estimulación eléctrica, castigos con látigos y entrenamientos sádicos, perversos y sin descanso".

Según explican las organizaciones, "la vida útil” del animal es de poco menos de tres años y después de un tiempo de competir quedan completamente destrozados. "La mayoría son abandonados o sacrificados, porque para sus explotadores, los galgueros, les generan un gasto innecesario", manifestaron.