Menu Big Bang! News
Actualidad ROMPIÓ EL SILENCIO

Ana Laura, la ex mujer de Cristian Lanatta: "Tengo miedo por mis hijos"

La anterior pareja de uno de los prófugos explicó que fue a pedir un “resguardo de su domicilio” y que el que más sufre la situación es su hijo mayor, de 11 años. Afirmó que no lo cree capaz de hacer algo así y le pidió que se entregue.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El padre de sus hijos es uno de los tres prófugos por la masacre del Triple Crimen. Por eso, esta vez Ana Laura, la ex mujer de Cristian Lanatta, decidió romper el silencio y salió a hablar con Mauro Szeta a través de C5N.

La ex mujer de Cristian Lanatta habló con C5N. 

“Tengo miedo por mis hijos”, fue lo primero que expresó, para luego profundizar en cómo vive personalmente esta situación.

“Quiero resguardar mi familia, como madre me asusta que puedan lastimar a mis hijos. Es difícil la situación familiar más que nada, estamos todos con miedo, mis papás están preocupados por mí, mi pareja también, llega un momento en que la cabeza te explota”, aseguró, y destacó que su hijo mayor, de once años, es el que más está sufriendo la situación.

Ana Laura Mollier teme por sus hijos. 

“Es el papá, es muy difícil para él, está sufriendo mucho, no come, no duerme”, resaltó.  

Con respecto a su madre, a quien su ex fue a ver dos veces a su casa de Berazategui, primero para pedirle dinero y luego para robarle la camioneta, afirmó que “está en estado de shock”. “Es una persona grande, tiene ataques de pánico, y todo esto le hace peor. Es el padre de los nietos, es muy difícil para ella también”, agregó.

La ex del prófugo rehizo su vida y se casó con su actual pareja en septiembre pasado.

Ana Laura explicó que fue a hacer la denuncia para pedir “un resguardo del domicilio”.

“Te llaman a las siete de la mañana, te dicen que se escapó Cristian, yo no tengo experiencia en esto, lo que tengo que hacer es que me cuiden a mí y a mi familia, por una cuestión de que alguien esté en la puerta de mi casa cuidándonos”, aseveró.

Al ser consultada sobre qué le diría su ex pareja, manifestó que “le pediría que piense en sus hijos, que es lo único real que tiene en su vida. Que se ponga derecho, que el nene mayor está sufriendo mucho, está preocupado que le pase algo”.

Dijo que a los prófugos les pediría que “se entreguen y piensen en sus hijos”.

“Que se entreguen, que sus hijos puedan verlos, no importa dónde, aunque sea en una cárcel. Prefiero verlo ahí que no verlo nunca más, me dice a mí mi hijo”, insistió, haciendo extensivo el pedido a los otros dos prófugos.

“No lo creo capaz de hacer eso. Es un hombre muy gracioso, muy querido.

La madre de sus hijos dijo que para ella Cristian es incapaz de hacer algo así. “No lo creo capaz de hacer eso, lo desconozco. Es un hombre muy gracioso, tiene buen sentido del humor, muy querido, no hay nadie que no me pregunte todos los días cómo está Cristiancito”, contó.

Su ex sigue siendo buscado intensamente por la policía. 

“Yo ya estoy perdida, desde el domingo que estoy viviendo una vorágine, me sorprendo día a día, tengo miedo, no sé cómo va a terminar esto. Hoy es difícil, no sé qué debe pensar, no sé cómo debe estar”, afirmó, y confesó que hoy no tiene relación con quien fue su cuñado.

Contó que ahora con su ex cuñado no tiene relación. 

“No tengo relación con Martín, en el momento que fue mi cuñado era normal, después no lo vi muchos años”, explicó.

Con respecto a la cárcel de la que se escapó Lanatta, comentó que “era como cualquiera. Una requisa normal, con mucho respeto, pero no deja de ser una cárcel. La situación no es la mejor para ir con criaturas, no vas cómoda, vas a ver a una persona que está encerrada y a mí por mi hijo se me partía el alma”, y, con respecto a la seguridad del penal, confirmó que cuando ella lo visitaba “los penitenciarios siempre estaban ahí”.

Ana Laura contó que el penal de Gral. Alvear “era como cualquier cárcel”. 

La ex de Lanatta contó que durante el juicio a su pareja nunca fue a ninguna audiencia y trató de mantenerse alejada, pero que esta vez decidió salir a hablar públicamente porque “me asusté en serio”.