Menu Big Bang! News
Actualidad TRAS EL ESCÁNDALO

Habló la mujer de Matías Alé: "No me tiene que pedir disculpas por nada"

María del Mar Cuello Molar dijo que su esposo tuvo “un pico de stress” y negó que haya existido agresión física. “No hay denuncia, no tengo nada que denunciar”, expresó. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Conmocionada todavía por todo lo que le tocó vivir en las últimas horas, María del Mar Cuello Molar, la mujer de Matías Alé, enfrentó los micrófonos a la salida de la comisaría 31. En medio de un tumulto de micrófonos, la esposa afirmó: “No hay denuncia, no tengo nada que denunciar”, y cargó contra el periodismo al decir que “a mí me parece que deberían dejar de inventar tantas cosas”. 

“Simplemente tiene un pico de stress”, agregó en relación al por qué de su internación.

 

“No me tiene que pedir disculpas por nada porque a mí no me hizo nada”, expresó la joven, quien negó cualquier tipo de agresión física. “Tiene mucho stress”, lo justificó, y, consultada sobre el porqué de la presencia policial en el lugar, se limitó a decir que “supongo que porque la llamaron los vecinos”.

Quien habló más fue Guillermo Pelozatto, abogado del actor. “Lo que nos dijeron los médicos es que es un pico de stress agudo”, dijo respecto del motivo de la internación, y, al igual que la mujer de Alé, negó que haya existido agresión alguna. “No hay denuncia, no hubo violencia”, afirmó.

“Es un problema de salud, todo es un problema de salud”, remarcó, y se comprometió a entregar el parte de salud. “Se van a dar cuenta que no hay ninguna cuestión violenta, y, si tienen un poquito de paciencia, nada más que 24 horas de espera, se van a dar cuenta que sólo es un problema de salud”, insistió. 
Pelozatto se molestó cuando le dijeron que el comisario había hablado de agresión. “El comisario estuvo recién conmigo y no dijo eso, no sé por qué les dijo otra cosa. Si la policía está diciendo que hubo violencia en contra de su mujer, es mentira”, afirmó, y de alguna manera justificó la resistencia a la autoridad al decir que “lo querían llevar a internar”.