Menu Big Bang! News
Actualidad Adicción móvil

Hiperconectados: cinco razones para dormir lejos del celular

A la hora de conciliar el sueño, los expertos aseguran que lo mejor es mantener alejado el teléfono celular. De lo contrario, se estará expuesto a su luz, lo que puede “hiperexcitar” el cerebro y generar trastornos para dormir. Las cinco razones para evitar el teléfono.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Conversaciones por Whatsapp, llamados telefónicos hasta altas horas de la noche, correos electrónicos y redes sociales. No hay duda de que los teléfonos celulares generan dependencia. Sin embargo, aconsejan que en las horas de sueño sean alejados del alcance de la mano y hasta mantenerlos apagados o en su defecto, desconectados de Internet.

Un estudio publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences señala que el problema proviene de la pantalla de los dispositivos. Mantenerlos cerca y utilizarlos desde la cama hiperexcita el cerebro y puede conducir a sufrir de insomnio y otras deficiencias del sueño.

Se trata de un hábito poco saludable que puede causar trastornos del sueño.

Aunque los argumentos son variados, BigBang ofrece una serie de recomendaciones acerca de por qué no es saludable mantener el teléfono celular cerca del alcance de la mano a la hora de irse a dormir.

AMANECE EN EL PISO

No sería grave quedarse dormido con el teléfono celular en la mano, siempre y cuando ocurriera una vez cada tanto. Sin embargo, para aquellos que generaron una adicción a los smartphones, puede volverse en contra.

En promedio, los argentinos miran el teléfono cada unos 7 minutos.

Es que durante las horas de descanso, la mayoría de las personas suelen moverse y acomodarse sin darse cuenta. Y en esa serie de movimientos, el teléfono puede aparecer en cualquier sitio: debajo de la almohada, lo que no sería tan grave; debajo de la cama, lo que puede generar preocupación al no encontrarlo por la mañana.

O lo que es peor: tirado en el piso, desarmado: sin la batería colocada y el resto de las partes desparramadas en la habitación.

VOLVER A LAS RAÍCES

En tiempos de la era moderna, quedan pocos nostálgicos que aún utilizan un reloj despertador como alarma. La mayoría, en cambio, utilizan la aplicación del teléfono celular que tiene la opción de programar varias, con diferencia de pocos minutos, para evitar quedarse dormido.

Nunca fallan. Sólo hay que recordar cambiar las pilas y chequear que estén en hora.

Sin embargo, los especialistas aconsejan volver a las raíces y utilizar el viejo reloj despertador, archivado en el baúl de los recuerdos. De este modo, se podría mantener alejado el teléfono, sin el temor de no oír la alarma por la mañana.

PROBLEMAS PARA DORMIR

¿Quién no se quedó al menos una vez despabilado en la cama sin poder cerrar los ojos? La luz de los teléfonos móviles puede ser un generador de distracción a la hora de conciliar el sueño.

La luz de los teléfonos puede alterar el sueño, provocar insomnio e hiperexcitar el cerebro humano.

Así como los expertos aconsejan apagar la televisión, lo ideal es no mantenerlo cerca, ya que sus luces ante cualquier notificación pueden ser molestas y provocar disfunciones en el descanso.

UNA LÁGRIMA SOBRE EL TELÉFONO

Todos en alguna oportunidad esperaron una respuesta de esa persona que les interesa, o un correo electrónico por alguna reunión laboral. Otro de los motivos para dormir lejos del teléfono es que esa “ansiedad” que genera el deseo de una pronta respuesta puede ser perjudicial a la hora de dormir.

No importa la hora. Si por casualidad uno se despierta antes, tiende a revisar el celular.

Incluso, muchas personas que se despiertan durante la madrugada, aprovechan para mirar al menos un instante la pantalla del celular, a ver si obtuvieron esa respuesta tan deseada. Eso puede ocasionar dos inconvenientes: si hubo una contestación, se quedarán leyendo. Si no la hubo, irán a dormir con un sabor amargo, pensando con la cabeza a mil revoluciones por minuto.

NI LO PRIMERO, NI LO ÚLTIMO

Así como los expertos analizan que no es saludable irse a descansar con el teléfono en las manos o a unos pocos centímetros, también se recomienda que el celular no sea lo primero en revisar al despertarse.

Los expertos también aconsejan que el celular no sea lo primero que se mira al despertarse.

Si no existe la opción del reloj despertador y hay que utilizar la alarma del smartphone, lo mejor será desactivar las opciones de transmisión de datos o el wifi, para evitar las actualizaciones que generan sonidos indeseables o la llegada de mensajes de Whatsapp, mail y redes sociales.

Lo mejor, según los expertos, es despegarse de los teléfonos móviles, al menos para dormir

Lo mejor es mantener la rutina habitual y comenzar a utilizar el celular al menos media hora después de levantarse de la cama. De este modo, la energía estará abocada a definir las obligaciones del día, el desayuno y estar atento a no olvidarse nada indispensable antes de salir a la calle.