Menu Big Bang! News
Actualidad Para mirar

Ideal para vacaciones: cinco juegos de mente para sorprender

La mente a veces hace trampa. Otras, juega a nuestro favor. Cuáles son los juegos de lógica más conocidos, sencillos e insólitos que se pueden disfrutar. Ideales para un asado o en la playa.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Verano. Época ideal para reuniones familiares donde la incomodidad se adueña del tiempo y el espacio. O con amigos a los que regularmente, por obligaciones diversas durante el año, las posibilidades son más acotadas. Pero también, y parafraseando a un célebre relator de fútbol, “es un buen momento” para poner a prueba la mente de quien uno tenga a su lado.

Célebres, recordados, famosos y hasta imposibles. Como bien dijo un integrante de la redacción de BigBang, los juegos de mente son universales. Solo con modificar el idioma se pueden aplicar a un habitante de la Argentina, pero también a uno de, supongamos, Bangladesh.

Concentración extrema. Son juegos de lógica, donde hay que poner la mente a prueba.

Son los clásicos “problemas” que mezclan números con lógica. Pero también preguntas suspicaces. Este es el listado que no te puede faltar para sorprender a tus amigos y familiares con insólitas preguntas en una noche que servirán para conocer hasta dónde se dejan llevar por las respuestas rápidas y hasta dónde por el pensamiento analítico, racional, con una concentración que puede ser llevada a extremos.

EL RELIGIOSO

Supongamos que por alguna razón nos interesa saber que en la Biblia hay 66 libros. A eso, hay que restarle la edad. Al resultado que nos arroje esa cuenta, se le sumará 50. La respuesta, por más extraño que resulte, será el año del nacimiento. Aclaración del redactor que humildemente escribe estas letras: no funcionará si, por ejemplo, lo hace alguien con 100 años o más.

La sagrada biblia, ¿una de las claves de este juego?

IGUANA VERDE EN DINAMARCA

El truco de la “iguana verde en Dinamarca” es de los más antiguos. Es insólito, pero la mayoría de las personas termina en esa respuesta. Antes de contar cómo es la explicación, un dato: créase o no, en Dinamarca hay iguanas.

El truco consiste en hacer elegir a otra persona un número del 1 al 10. El que sea, se multiplicará por nueve. Supongamos que la cuenta da 63. El resultado se sumará entre sí (6+3). Y a su vez, a ese resultado se le restará 5. Con ese número (4) se deberá asociarlo a la letra que corresponda de acuerdo al abecedario (A=1, B=2, C=3, D=4).

El truco de la iguana verde en Dinamarca es antiguo. Ya se convirtió en un clásico.

A esa letra se la asociará rápidamente con un país. Lo primero que surgirá es Dinamarca. Y luego, se pedirá que la primera vocal de esa palabra sea asociada a un animal, y a su vez, ese bicho, con un color. El resultado será: Iguana, verde, Dinamarca. Si alguien responde con un animal como “íbice”, lo mejor que se puede hacer es correr.

ESPERÁ. PENSALO UN SEGUNDO

El truco en el siguiente juego está en que las preguntas parecen ser más que sencillas, pero en realidad todas tienen un dato oculto que hará que se pise el palito. Tranquilo: el siguiente test no mide la coeficiencia intelectual.

1. ¿Las ovejas blancas comen más que las ovejas negras? 
2. ¿Cuántos cumpleaños tuvo una persona que vivió 50 años? 
3. ¿Algunos meses tienen 31 días, cuántos tienen 28? 
4. ¿Hay una palabra mal escrita en esta pregunta? 
5. ¿Es correcto que un hombre se case con la hermana de su viuda? 
6. Divide 30 por 1/2 y suma 10. ¿Cuál es el resultado? 
7. ¿Si hay 3 manzanas y tomas 2 cuántas tienes? 
8. Un doctor te receta tres pastillas y te dice que te tomes una cada media hora, ¿cuántos minutos te duran las pastillas? 
9. Un granjero tiene 17 ovejas. Todas se mueren, menos 9. ¿Cuántas quedan? 
10. ¿Cuántos animales de cada sexo metió Moisés en el arca? 

RESPUESTAS

1. ¿Las ovejas blancas comen más que las ovejas negras? Sí, porque son más numerosas.
2. Vivió cincuenta años, cumplió 50 veces. 
3. 12, todos tienen 28.
4. ¿Hay una palabra mal escrita en esta pregunta? Sí, la palabra "mal". 
5. ¿Es correcto que un hombre se case con la hermana de su viuda? No, porque está muerto. 
6. Divide 30 por 1/2 y suma 10. ¿Cuál es el resultado? 70: 30 dividido por 1/2 es igual a 60. Y sino: calculadora.

7. Si hay 3 manzanas y se agarran dos ¿cuántas tenés? Dos, agarraste dos, te acordas? 
8. Un doctor te receta tres pastillas y te dice que te tomes una cada media hora, ¿cuántos minutos te duran las pastillas? 60. Se empieza tomando la primera, 30 minutos después la segunda y 30 minutos más tarde tomas la tercera.
9. Un granjero tiene 17 ovejas. Todas se mueren, menos 9. ¿Cuántas quedan? 9 
10. ¿Cuántos animales de cada sexo metió Moisés en el arca? Ninguno. ¿Seguro? Claro. Moisés no tenía arca, ese era Noé.

ADIVINAR LA EDAD

Este podría funcionar para las reuniones donde te interesa saber la edad de alguien, pero te incomoda preguntárselo de un modo directo. El juego consiste en una serie de sumas que, como resultado, permitirá conocer cuántos años lleva de vida.

Números, números y números. A veces, confusos. Otras veces, necesarios.

Se debe anotar la edad en un papel y mantenerla oculta. Supongamos que es 11. A eso se le suma 94 (105). Luego, se le pedirá a la “víctima” que sume el primer dígito del número de su edad (1) más los últimos dos dígitos de la cuenta anterior (05). El resultado es 6. Para adivinar la edad, se deberá sumar 5. El resultado llevará a la edad: 11.

CÓMO SABER QUÉ NÚMERO PIENSA OTRA PERSONA

Números y más números. Para muchos es la esencia de las grandes confusiones en la vida cotidiana. Otros son amigos de las cifras. Tanto que viven de ellas: los contadores son un ejemplo. Este es un poco complejo, porque además de sumas requiere multiplicaciones. Lo mejor es tener una calculadora a mano.

La concentración es clave para las preguntas de lógica, pero también para los números.

- El adivinador pedirá a una persona que anote un número cualquiera. Supongamos que es 86.

- Se pedirá que se multiplique ese número elegido por 2. En este caso el resultado será 172.

- Luego se le sumará 8. (La cuenta ya está en 180)

- Y ese número, que sea multiplicado por 5. (Suma 900).

- Ahora el adivinador pedirá que le diga ese número. Y el adivinador, anulará la última cifra. La cuenta quedará en 90.

- A ese número se le restará 4.

- La cuenta quedará en 86. Justo el número que se pensó en un comienzo.