Menu Big Bang! News
Actualidad Las "Hestia girls"

La nueva moda: atar los pechos para aumentar su tamaño

En Japón es furor una nueva moda en tendencias de belleza. Ahora parece que encontraron la manera rápida de aumentar el busto sin intervención quirúrgica ni implantes mamarios.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A los japoneses parece no alcanzarles con redondearse los ojos y limarse los dientes. Su obsesión por la estética no tiene límite y ahora con una propuesta innovadora logran aumentar el tamaño de los pechos. 

Se trata de la nueva tendencia que arrasa entre las jóvenes asiáticas: atarse los pechos a los brazos para que al elevarlos el busto parezca más prominente de lo que realmente es.

No basta con tener un rostro de muñeca, sino que la nueva obsesión pasa por conseguir la silueta de Hestia, la protagonista de una nueve serie de dibujos animados que triunfa en Japón y que luce también una especie de cinta anudada bajos los senos. 

 

Hestia, con su cinta azul atada a sus brazos logra levantar sus pechos.. 

Hestia luce un vestido blanco, con un escote profundo en la espalda y una cinta azul que rodea a sus pechos y se anuda en sus brazos. En sus movimientos, el personaje levanta sus brazos y se observa que se elevan y aumenta el tamaño de sus pechos. 

Esto lo replicaron las mujeres japonesas que se amarraron cintas bajo sus pechos para aumentar la prominencia de su escote. A su vez se difundieron tutoriales y fotos en las redes sociales para que ninguna pierda la oportunidad de tener un tamaño XL de delantera. Muchas lo consideran una alternativa al paso por el quirófano para implantarse siliconas.  

 

Hestia es una historia que inspiró a las jóvenes y que ya reune miles de “cosplayers” -tribu urbana que se caracteriza como su personaje de animé favorito- que le rinden tributo. Las redes sociales ya se inundaron con sus imágenes de sus particulares versiones de esta tendencia que a través de Internet. Las distintas usuarias brindan consejos y cuentan lo bien que se sienten al mejorar su apariencia. Lo llamativo es que la mayoría de las jóvenes capturadas por esta tendencia no supera los 15 años y se instala la pregunta sobre qué será la próxima propuesta de belleza extrema que capturará la atención de las niñas.