Menu Big Bang! News
Actualidad homenajes y proyectos

Poder decir adiós: un año sin Cerati

El recuerdo del ídolo del rock latino, con sus canciones más populares. Hoy habrá un show especial en el Centro Cultural Kirchner. El rol de la familia y los ex Soda en la producción del Cirque du Soleil para 2017.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Fue el adiós definitivo, después de cuatro años de un limbo cruel para familiares, amigos, colegas y fans. Fue el final de un viaje que, en el mejor de los casos, sólo él conoció.

Gustavo Cerati murió el 4 de septiembre de 2014 a los 55 años. Estaba en coma después de un ACV que sufrió tras la presentación de Fuerza Natural en el estadio de la Universidad Simón Bolívar de Caracas.

El último concierto.

Atravesaba el mejor momento de su carrera solista: había renovado su consagración continental después de cinco discos que tuvieron todo lo que él quería que tuvieran: rock, pop, electrónica y toques folk.

Cuando se disipó la “burbuja en el tiempo” que resucitó a Soda Stereo en 2007, quedó más claro que nunca que Cerati era capaz de cristalizar con perfeccionismo sus ideales estéticos.

La elección estética para Ahí vamos.

Hoy, esa vida y esa obra serán homenajeadas con su música. Quizá, como él lo hubiera querido.

top 5

Desde acá, un aporte humilde: sus cinco canciones más populares en YouTube.

Cinco: “Te llevo para que me lleves”

La canción es de Amor amarillo (1993) y muestra a Cerati en un momento de explosión creativa y felicidad inabarcable. Guitarras limpias, colores fuertes y los coros de su mujer embarazada, Cecilia Amenábar. Una etapa retratada -y rescatada- en la muy buena biografía escrita por Juan Morris.

Cuatro: “Me quedo aquí”

De Ahí vamos (2006). Una canción actuada y mirando de frente. Gustavo canta sentado en un sillón y entre dos parlantes de madera. El “no me voy, me quedo aquí” como una promesa inconsciente que terminó rompiéndose.

Tres: “Déjà vu”

De Fuerza Natural (2009). Una secuencia onírica con Cerati y su auto detenidos frente a una rubia que baila endemoniada en medio de la ruta. Y un tren que no parece detenerse nunca.  

Dos: “Trátame suavemente”

Sin video, la canción compuesta por Daniel Melero y editada en el debut de 1984. Balada rock con influencias new wave que suena cada vez más profundo en el corazón de sus fans. 

Uno: “Adiós”

Un tema que, como tantos otros, cobró otra dimensión con la muerte. Editado en Ahí vamos, tiene la frase imbatible que escribió su hijo Benito: “Separarse de la especie por algo superior no es soberbia, es amor”.

En el video, la historia de chico-conoce-chica explota con la otra línea emblemática: “Poder decir adiós es crecer”. 

ballena azul

El homenaje más especial que debería esperarse esta noche será en La Ballena Azul, la imponente sala del Centro Cultural Kirchner.

"La alfombra mágica de Cerati - Travesías orquestales" tendrá la dirección de Tweety González, músico y productor que lo acompañó tanto en Soda como en su carrera solista.

Escenario imponente para una obra inmortal.

Con arreglos de Alejandro Terán, la Orquesta Hypnofón se va apresentar con violines, violas, violoncellos, contrabajos, piano, batería y vientos.

"Es un día muy difícil y muy especial", reconoció Tweety a la agencia DyN. "Yo no quiero hacer otro concierto de rock porque hubo muchos y muy buenos". Van a estar los compañeros de ruta de Gustavo: Richard Coleman, Leo García y Leandro Fresco.

el cirque, en 2017

Este año, la productora Pop Art, Laura Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti acordaron con la compañía Cirque du Soleil hacer para 2017 un show conceptual abocado a Soda.

En la línea de los otros que la empresa canadiense hizo con Los Beatles, Elvis Presley y Michael Jackson, habrá acróbatas y bailarines, pero con la música original del trío.

Música local y logística global para el Cirque du Soleil.

“Soda terminó. Falta Gustavo, falta uno de los tres. No hay más Soda en cuanto a producción de cosas nuevas. Lo que sí puede haber es esto”, reconoció Charly a Clarín cuando se difundió la noticia.

“Hay mucha iconografía que hemos creado a lo largo de nuestra carrera y es importante marcarles cuáles son las cosas que la gente tomó e hizo parte de su vida”, explicó Zeta.

“Siempre estuve muy cerca de mi hermano, por lo tanto puedo ayudar a pensar, a recordar -contó Laura-. Me parece una propuesta elevada, una expresión artística diferente”. Suena justo: con semejante legado, nadie va a esperar menos.