Menu Big Bang! News
Actualidad Acceso a la vivienda

Polémica por los créditos de $ 500 mil para comprar departamentos

El lanzamiento de los nuevos préstamos hipotecarios y la inclusión de la banca privada en ese proyecto, ya genera polémicas. Los montos otorgados sólo permiten comprar propiedades muy pequeñas en zonas como Pompeya, Liniers y Constitución, entre otros.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La deuda pendiente con la clase media es el acceso a la vivienda. Esta posibilidad actualmente es para unos pocos, ya que se necesitan entre 3,4 y 4,1 meses de alquiler para poder pagar la cuota de un crédito hipotecario, de una propiedad similar. En esa línea, el director Ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, anunció que se podría incluir a los bancos privados en el plan Pro.Cre.Ar, para fomentar la compra de la casa propia. Además, el funcionario aseguró que trabajan en un plan para brindar créditos hipotecarios de hasta 50 mil dólares. “Todavía lo estamos estudiando”, aclaró en el programa Ciudad Gotik, que conduce Jorge Rial por La Red.

Los nuevos créditos hipotecarios serán de hasta 50 mil dólares.

De esta manera esos créditos  podrían dar acceso a una propiedad usada de 45 m2 de unos US$ 75.000, ya que la entidad financiera aportará el 75% del valor total. Este tipo de inmuebles se encuentran en las zonas más baratas de la ciudad como Liniers, Constitución, Pompeya y Parque Patricios, entre otras, según indica el último relevamiento del sitio especializado Reporte Inmobiliario.

Los valores de los usados, barrio por barrio.

La participación de la banca será clave en el nuevo proyecto de créditos hipotecarios que lanzará el Gobierno nacional. Hoy sólo el Banco Hipotecario es el único facilitador de este mecanismo de financiamiento.Según Basavilbaso la entidad sólo tiene 60 sucursales y muchas personas deban viajar hasta 500 kilómetros para comenzar el trámite de pedido de créditos.

 “El Pro.Cre.Ar fue un buen inicio, y tiene muchas cosas por mejorar. Se puede masificar. Queremos que participe la banca privada”, apuntó. dijo Basavilbaso en diálogo con La Red. “El acceso al crédito hipotecario es inexistente. Si es sólo del Estado vamos a correr siempre detrás”.

La iniciativa que trabajan desde el gobierno está vinculada a familias de clase media, que ganen entre 15 y 20 mil pesos por mes. “Pagando una cuota de $8 mil  podrían tener acceso a un crédito hipotecario de 500 mil pesos”, indicó el funcionario. De todos modos, reconoció que se trata de un monto insuficiente para acceder a una vivienda digna.

Situación Actual

Hoy por hoy, la tasa de interés aplicada al crédito hace imposible que un asalariado promedio califique para la compra de una primera vivienda. Desde hace décadas, el único mecanismo para llegar al primer hogar es el del alquiler. “El nivel de ingresos de un asalariado medio o incluso de una pareja que sumen sus sueldos no alcanza para calificar a un crédito hipotecario. Esta situación, engrosa año tras año el número de inquilinos mientras la oferta de viviendas en alquiler comienza a dar síntomas de agotamiento en determinadas localizaciones”, explican desde Reporte Inmobiliario.

Porcentaje de propietarios e inquilinos en Ciudad de Buenos Aires.

Si se toma como referencia un departamento usado de 45 m2 en Parque Patricios, de acuerdo a la línea del Banco Ciudad de Buenos Aires a tasa combinada a 20 años, el valor de la cuota asciende a $ 14.827, mientras que el valor del alquiler de esa propiedad se ubica en el orden de los $ 4.300 mensuales. Esto muestra claramente la desproporción entre lo que puede pagar un asalariado que hoy no le queda otra salida que alquilar, y lo que pide el banco para poder acceder a una vivienda.

En uno de los barrios más caros de la ciudad, como Recoleta, alquilar una unidad usada implica unos $ 6.000, lo cuál equivale a poco más del 23% de la cuota de un crédito por el 75% de la misma propiedad, ya que esa obligación implicaría uno $ 23.668

Esfuerzo salarial para la compra de un departamento de 45 m2, medidos en años de sueldo.

Los precios de los inmuebles en la Ciudad de Buenos Aires incrementaron su valor en pesos en 38,5% (el m2 subió 10,1% y el tipo de cambio se depreció 25,8%), a la vez que la tasa de financiamiento también se encareció, con una suba interanual de 6,3 por ciento.