Menu Big Bang! News
Actualidad Esta tarde

Protesta en shopping de Palermo por el empleado despedido por tener HIV

Los manifestantes reclamaron en un casa de comidas del “Alto Palermo” porque, según creen, echaron a un empleado por tener VIH. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (RAJAP) se juntó esta tarde en el patio de comidas del shopping “Alto Palermo” para protestar y apoyar a un compañero que fue despedido por ser HIV positivo. El empleado que fue despedido se llama Lucas, tiene 21 años y trabajaba en la casa de pastas “Casa Vecchia” desde enero. 

Jóvenes integrantes de RAJAP protestan contra el despido de Lucas

La organización Rajap utilizó las redes sociales para comunicar que esta tarde iban a protestar contra el despido de Lucas:

Luego de que lo echen, el joven le contó su historia al diario Crónica: “Entré a trabajar en enero de este año. Hace dos meses una supervisora entró de licencia y ahí subió otra, Vanesa Peñaloza, que en su momento era encargada del local. Ella me capacitó y entablamos una buena relación. La cuestión es que yo en confianza le conté sobre mi serología positiva. Sobre todo porque un día llegué un poco mareado por la medicación, me sentía mal y no podía faltar. Pensó que estaba drogado y yo para que no piense eso le conté que tomaba una medicación por tener el virus”. 

Protestas en el patio de comidas del shopping “Alto Palermo”

Además, el chico le comentó al mismo medio que no podía utilizar su obra social (a pesar de que los descuentos si se los hacían) porque la empresa no realizaba los aportes. Entonces la supervisora de su trabajo, Vanesa Peñaloza, le recomendó que aclare su situación y que luego de eso le iban a comenzar a hacer los aportes. Fue así que el 26 de agosto Lucas mandó un telegrama informando que era VIH positivo. Dos días después la empresa decidió echarlo porque había “insultado a la supervisora”. 

Todos contra Casa Vecchia por echar a un joven con VIH

A la hora de hablar con la sucursal “Casa Vecchia” del Alto Palermo, los empleados manifestaron que la supervisora no se encontraba en ese momento y que ellos no podían hablar con la prensa.