Menu Big Bang! News
Actualidad Inundaciones

Sin respiro: pronostican que seguirán las tormentas intensas

El Servicio Meteorológico advirtió que las lluvias, de gran intensidad, continuarán durante las próximas horas, y que además puede haber intensas ráfagas de viento de hasta 50 kilómetros.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El cielo no dará tregua. Según advirtió el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) las lluvias seguirán por lo menos hasta el viernes y durante las próximas horas habrá además fuertes ráfagas de viento de hasta 50 kilómetros por hora en la región comprendida por el sudeste de la provincia de Buenos Aires, el extremo sudeste de Entre Ríos, zonas costeras y el Delta del Río Paraná.

El (SMN) actualizó a media mañana el alerta por lluvias intensas que rige para el norte de la provincia de Buenos Aires, sur y centro de Santa Fe y sur y centro de Entre Ríos, por lo cual la situación que afecta a miles de inundados bonaereneses al menos durante las próximas horas.

Según el parte del SMN, emitido pasadas las 10, "un sistema de baja presión ubicado sobre el norte de la República Oriental del Uruguay provoca lluvias de intensidad moderada, por momentos fuertes, sobre la zona de cobertura".

"Las condiciones del tiempo mejorarán durante la mañana del viernes 14", adelantó el organismo. Según la estación meteorológica, durante todo ese período "se estiman lluvias acumuladas entre 20 y 50 milímetros, pudiendo superarse en forma localizada estos valores".

El SMN advirtió luego, pasado el mediodía, que puede haber fuertes ráfagas de viento de entre 30 y 50 kilómetros por hora, acompañados por lluvias y lloviznas para zonas de la provincia de Buenos Aires, de Entre Ríos y la región del Delta.

Los expertos coinciden en que las inundaciones son consecuencia de dos cuestiones: el cambio climático, que provoca tormentas cada vez más intensas y más seguido, y por la falta de obras para enfrentar justamente las lluvias.

El ingeniero Pablo Romanazzi, profesor titular de Hidrología en la Universidad Nacional de La Plata, explicó que desde los años 70 todo el mundo sabe que los derrames son consecuencia de las intensas precipitaciones, pero advirtió que no son el único motivo.

“Hay una problema de falta de gestión. Este es un tema dinámico, que hay estarle encima, monitorearlo en forma permanente. Y por supuesto no enunciar lo que hay que hacer, sino que hay que hacerlo”, indicó Romanazzi en diálogo con Periodismo a Diario, por la radio Cadena Eco.

Indicó que el seguimiento de las cuestión hídrica no puede ser realizada desde La Plata y que deben jerarquizarse los comités de cuenca, integrados por representantes de los dirigentes rurales, intendentes de los diversos partidos y autoridades de la provincia de Buenos Aires para decidir las acciones en los diversos lugares.

“Es un problema tan inmenso, a tan largo plazo, tan grande que se especula. Los funcionarios le temen porque es un tema que no se va a resolver ni en cuatro ni en ocho años”, y resaltó que los trabajos se deben realizar antes, es decir, cuando no llueve, no cuando las ciudades son arrasadas por las precipitaciones.

Romanazzi descartó que la siembra directa pueda influir en las inundaciones porque ese sistema de producción retiene más agua, pero advirtió que en algunos lugares los productores rurales realizan canales clandestinos para desagotar más rápido sus campos con lo cual el agua se termina acumulando en otros sectores.