Menu Big Bang! News
Comunidad

Las maquinarias pampeanas de Lázaro

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Inquietud en Luiggi, La Pampa por un despliegue de máquinas de una empresa de  Lázaro  Báez.

Se trata de camiones tosqueros, champions y palas cargadoras.Todos están parados en dos terrenos baldíos. La empresa propietaria también compró un campo en la zona, donde habría más maquinaria.

Unas 50 máquinas viales, valuadas en unos 10 millones de dólares -algo más de 150 millones de pesos-, aparecieron de la noche a la mañana en Ingeniero Luiggi y provocaron una enorme inquietud entre los pobladores de esa localidad pampeana.


“Están cambiando de rubro... están pasando de la obra pública al negocio agropecuario”, dijo ayer un profesional de la zona que conoce de cerca no solo los alquileres que se pagan en los dos predios donde están depositadas las palas cargadoras y camiones tosqueros; sino también la compra de un campo de 315 hectáreas, a un ingeniero agrónomo local, valuado en unos 4,5 millones de pesos.
Todas las maquinarias tienen calcomanías donde constan detalles de la firma Ar Vial S.A. Pero en realidad, en los contratos de alquileres de los terrenos baldíos, donde está estacionada toda la maquinaria, y en el boleto de compraventa del establecimiento agropecuario figura la firma El Granjero S.A.

Tal como publicó El Diario, la firma  Rodalsa S.A. fue comprada por el sospechado empresario kirchnerista Lázaro Báez  y pertenece al pool de empresas que en Santa Cruz regularmente ganaban licitaciones para la construcción de obras públicas.

De acuerdo a lo que pudo saber El Diario, las máquinas que causaron un verdadero revuelo en Luiggi llegaron desde el sur del país y desde la provincia de Chaco.

“Además, el campo que compraron en menos de un mes lo llenaron de vacas... es muy sospechoso y muy raro todo el movimiento económico que se ha generado”, indicó la misma fuente.

Además, la misma firma El Granjero habría alquilado otros dos establecimientos rurales cercanos al comprado. Todos los contratos se hicieron en una escribanía de General  Pico y en la mayoría intervino una inmobiliaria de Ingeniero Luiggi a nombre de Leonardo Nol.