Menu Big Bang! News
Comunidad

Como ahorrar en la Cocina nuestra de cada día

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

1) Aprenda a filetear carnes y pechugas y a deshuesar pollos

La carne de primera comprada en piezas enteras es más barata, pero tiene el inconveniente de que si usted quiere filetes, debe filetearla en casa.

Igualmente, los filetes de pechuga son más económicos si usted compra un pollo entero y filetea esa parte para preparar una deliciosa suprema.

Un pollo deshuesado permite preparar una comida distinguida, digna de invitados, sin gastar demás.

Aprenda todas esas técnicas convenientes en la cocina en los tutoriales disponibles en internet.

2) Coma carnes baratas con poca grasa

Mucha gente evita los cortes de carnes con mayor contenido de grasa visible, que son los más económicos, como las costillas y algunas vísceras, prefiriendo pagar más por los cortes de primera.

Hay una manera de comer los cortes grasosos y baratos, reduciendo el consumo de grasa. Consiste en ablandar la carne, dejar enfriar a temperatura ambiente y congelar.

Una vez congelada, se forma una gruesa capa de grasa que se retira parcial o totalmente antes de preparar el plato. Posiblemente no ahorre mucho dinero, ya que lo que salve por el menor precio del corte, lo pagará parcialmente en la factura eléctrica. Pero usted come sabroso y con menos grasa.

3) Pruebe a mezclar carnes

Algunas carnes, como la de conejo, son más baratas pero poco rendidoras, lo que suele dejar al comensal con la sensación de haber hecho el gasto sin comer completo.

Una táctica de cocina para utilizar satisfactoriamente estas carnes más baratas es su mezcla con cortes de mayor rendimiento.

Prepare su guiso de conejo según su receta particular y simultáneamente ablande algunos trozos de rabo de res. Ponga la res en el puchero del conejo unos 15 minutos antes de finalizar la cocción y tendrá una comida sabrosa y más rendidora.

4) Utilice el vapor del sancochado

Cuando hervimos algo, normalmente desperdiciamos la energía contenida en el vapor que se escapa.

Coloque una rejilla sobre la olla donde esté sancochando un alimento y prepare otro al vapor. ¡Dos por el precio de uno!

5) Cómprese un termo

Si le gustan las bebidas calientes, lo más económico es prepararlas en mayor cantidad y conservarlas en un termo. Si pierden algo de calor, con un breve golpe de microondas será suficiente.