Menu Big Bang! News
Comunidad

Una Viva también es Una Menos

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Sigo viva, respiro, camino me hago cargo de mis hijos pero también soy UNA MENOS, muchas veces el maltrato no se deja ver, no deja marcas en la piel, no esta a simple vista.

Es más muchas veces el maltratador no grita, no te insulta, parece no ser tal, socialmente es agradable y simpático cumple su rol social a la perfección.

Mis heridas están en el alma, duelen tanto como las marcas de la piel; yo tenía trabajo, casa, auto y un bienestar económico típico de la clase media; pero era infeliz, porque mi ex marido no compartía ni cinco minutos con nosotros, siempre estaba cansado, enfermo, ocupado... y para completar todo lo que teníamos estaba a nombre de su padre (hombre considerado prestigioso en mi localidad)

Se fue a vivir con sus padres, tiene casi cincuenta años y ellos deciden por él. Mis hijos aman a su papá y eso esta bien; lo respeto.

Ese señor que maltrata desde la omisión, el desamparo, el egoísmo y la ignorancia, ese señor me mató, robó mi alegría, me dejó sin trabajo, abandona a sus hijos por pedido de su padre (el abuelo de los chicos) les cortó la luz y el gas para que abandonaran una casa, no asume responsabilidades.

Ese señor bajo mi autoestima a cero, me uso de enfermera, de bastón, me rebajo al mas bajo nivel y me abandonó.

Hoy no tengo trabajo, lo que había logrado con mucho esfuerzo lo perdí... Hoy soy UNA MENOS... Viva frente al resto de la gente... Muerta en Espiritú.