Menu Big Bang! News
Deportes Hubo baile hasta la madrugada

Alcohol y polémico cántico: la fiesta xeneize por dentro

Boca volvió a ser campeón del torneo local luego de cuatro largos años y lo festejó a lo grande. Los futbolistas encendieron la Bombonera e hicieron una gran fiesta junto a su hinchada. Luego se subieron al colectivo con sus familias y continuaron divirtiéndose en el hotel donde concentran. BigBang te muestra la intimidad de la fiesta xeneize. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Tarda en llegar y al final, al final, hay recompensa”, cantaría Gustavo Cerati. A Boca le costó transitar el largo “torneo de los 30”, pero la potencia y efectividad dieron sus frutos. Luego de que Federico Beligoy diera el pitazo final, los jugadores xeneizes comenzaron a festejar dentro de la cancha, junto a su hinchada. Entre bombos, matracas, espuma y una remera que citaba la frase de Carlos Tévez: “Volvió todo a la normalidad”, los futbolistas celebraron la obtención del título número 25 (a nivel local) de la institución. 

El festejo comenzó en el campo de La Bombonera.

Pero la fiesta no quedó allí. Todo se trasladó al hotel Madero (lugar donde concentra el equipo), mientras miles de hinchas desembarcaban en las cercanías del Obelisco para hacer lo propio en el punto neurálgico de la Ciudad. Mientras, el plantel y sus familiares continuaron el festejo hasta la madrugada a puertas cerradas.

Arriba del arco, celebran la obtención del título número 25 (a nivel local) de la institución. 

Parece raro, pero el fútbol es así. A pesar de haber conseguido una copa más para la vitrina, el plantel xeneize tuvo que festejar en la concentración. ¿Cómo es esto? Los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena ya están pensando en el partido que jugarán el miércoles ante Rosario Central por la Copa Argentina (en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba).

Tevez volvió para esto: el “Apache” salió campeón y “volvió todo a la normalidad”.

Pero la celebración fue “a lo grande”. Luego de festejar dentro del campo de juego con su hinchada, los jugadores se metieron en el vestuario y continuaron con la fiesta. Tomando bebidas alcohólicas y comiendo alimentos energéticos (luego del duro partido), el plantel recordó a River: “Ya se acerca noche buena, ya se acerca navidad, para todas las gallinas, el regalo de papá”.

Ya en el hotel, el festejo se sofisticó. Hubo música y un catering especial para el equipo campeón, que bailó y se divirtió hasta altas horas de la madrugada.

“Estoy contento por haber conseguido un campeonato y por poder compartirlo con lo que nos quieren -dijo el Cata Díaz-. Que el miércoles podamos ganar otro título. Claro que se puede

Además, según aseguró Olé, el plantel también tuvo su momento melancólico. A modo de agradecimiento, los jugadores más chicos del equipo le pidieron que hable al Cata Díaz, y él lo hizo: “Estoy contento por haber conseguido un campeonato y por poder compartirlo con lo que nos quieren. Que el miércoles podamos ganar otro título. Claro que se puede”.

El “Cata” agarró el micrófono y felicitó a todos los jugadores

Luego, agarró el micrófono Agustín Orión y con una sonrisa en su rostro expresó: “Acá está la gente que siempre nos apoya, que siempre acompaña. Fue un logro muy importante por todo el año que hemos pasado. Lo buscamos mucho, estamos muy felices”.

Orión siguió los pasos de Díaz y también dio un emotivo discurso motivacional.

Todos pedían la palabra del “Apache”, pero el prefirió reflejar su alegría ante todos, por eso escribió en Twitter: “Gracias a ustedes hoy mi sueño se hizo realidad, gracias por bancarme siempre las amo. Campeones boquita”.

Entrada la madrugada y luego de tanto festejo, el plantel xeneize se fue a descansar pensando en dar una nueva vuelta el miércoles ante Central.

Los afiches

Los hinchas también festejaron a lo grande. Con el ingenio que caracteriza al hincha argentino, los fanáticos de Boca recordaron a River y le hicieron afiches. Mirá los mejores:

Los campeones no se olvidan del descenso de los millonarios.
Los xeneizes suman 64 títulos en total y “no entran en el escudo”.
El “fantasma de la B” estuvo presente en las cargadas.