Menu Big Bang! News
Deportes ¿puro azar?

Tata Martino, el hombre con suerte en los penales

El DT de la Selección Argentina tiene un historial favorable desde los doce pasos. En 2011 cuando Paraguay eliminó a Brasil en la copa jugada en Argentina, el técnico reconoció que su equipo tuvo “mucho culo”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En los últimos años, Gerardo Martino se convirtió en un especialista en definiciones por penales. Después de ganarle a Brasil en la Copa América 2011, esa “virtud” se hizo cada vez más notoria. 

Así lo resumió el DT:

“Si se puede decir, mucho culo”, dijo esa vez para explicar el resultado. “Brasil tendría que haber ganado en los 90 minutos”, se sinceró. En esa línea, reconoció que lo primero que hizo después del final fue ir a abrazar a su arquero, Justo Villar.

En la serie de anoche ante Colombia, el técnico explicó que no quería que pateara Carlos Tévez, por lo sucedido cuatro años antes en la misma instancia ante Uruguay. Pero también le dijo a sus jugadores que lo iban a ganar

La charla previa

Explica por qué pateó Tévez

Paraguay, bajo sus órdenes, se clasificó finalista en Argentina 2011, pero fue derrotado por el actual campeón, Uruguay. Ese equipo guaraní pasó sin jugar bien, y sin ganar un partido. El entrenador fue autocrítico y sincero a la hora de declarar que nunca en su carrera le había pasado.

La definición ante Brasil 

Un año antes, en Sudáfrica 2010, eliminó a Japón en definiciones desde los doce pasos, y en la siguiente instancia tuvo a España, campeón del mundo, contra las cuerdas, pero finalmente no pudo.

La definición entre Paraguay Japón en 2010

La última gran victoria por definición desde los penales se dio ante Boca en 2013, cuando el Newell´s que él dirigía eliminó al casi siempre efectivo “Virrey” Carlos Bianchi. Ese conjunto leporoso quedó eliminado en penales frente al Atlético Mineiro.

La definición ante Boca en 2013

Martino se convirtió en un especialista cada vez que tiene que deifnir desde los 12 pasos, pero los argentinos no quieren seguir sufriendo, y ganar la Copa después de 22 años con algo más de tranquilidad.