Menu Big Bang! News
Dinero Bancos

El Citi anunciaría mañana que abandona su negocio minorista en la Argentina

El grupo financiero norteamericano dejaría el país para concentrarse sólo en 11 mercados. El año pasado fue suspendido para operar localmente en el mercado de capitales por pactar con los fondos buitres la salida del negocio de los bancos. Aún es una incógnita qué pasará con sus clientes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Citigroup, el holding de servicios financieros estadounidense que opera en e país bajo la marca Citi, pondría fin a sus negocios de banca en la Argentina y Brasil. Según fuentes cercanas a la operación, mañana viernes se oficializará esta decisión a nivel local.

Citibank abandona la banca en el país.

Desde hace un tiempo el director General, Michael Corbat, busca reducir la banca comercial del grupo financiero para simplificar los negocios de la compañía, recortar costos e impulsar los retornos. Es así que desde octubre de 2014 la mira estuvo puesta en concentrar la banca comercial sólo en 11 mercados, incluyendo Perú, Costa Rica, y en otros países en América Central y del Sur.

Michael Corbat, al mando de la reestructuración del Citi.

Presente en la Argentina desde 1914, el Citi cuenta con más de 2.700 empleados y 44.6 billones de pesos argentinos en activos. El grupo financia a empresas nacionales y multinacionales.

A fines de marzo del año pasado la Comisión Nacional de Valores suspendió al Citibank para operar en el mercado de capitales local, luego de que la entidad pactara con los fondos buitre su salida del negocio de custodia de bonos en el país. A raíz de esto, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) suspendió a Gabriel Ribisich, para desempeñarse como representante legal y máximo responsable de la entidad.

En 2015, Gabriel Ribisich fue suspendido como presidente del Citi en la Argentina.

La reducción de sus negocios bancario ya tiene antecedentes. En 2010 se fue de Bolivia, donde estuvo por 45 años y en 2014 vendió su negocio minorista en España, por 350 millones de euros al Banco Popular.