Menu Big Bang! News
Show

“Foxcatcher”: Lucha libre y violenta

Steve Carell y Channing Tatum hablaron con “Clarín” sobre el drama psicológico, basada en una terrible historia real.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Fueron un millonario que soñaba con entrenar al equipo de lucha libre de los Estados Unidos, y una de sus figuras durante el extenuante, sombrío y difícil rodaje de Foxcatcher, la película que compitió en el Festival de Cannes, donde su realizador, Bennett Miller (Capote), ganó el premio al mejor director.

Steve Carell y Channing Tatum recibieron por separado a Clarín en mayo, en la première mundial de Foxcatcher -que mañana se estrena en la Argentina-, cuando ya los rumores de Oscar se disparaban. El actor de The Office y la estrella de Magic Mike interpretan a John du Pont y Mike Schultz, basados en la historia real del millonario John du Pont (Carell), un hombre que padecía de esquizofrenia y que construyó un centro de entrenamiento de lucha libre llamado Team Foxcatcher.

Carell no sólo aparece semicalvo y usa una nariz prostética, sino que cada día de rodaje debía pasar por la sala de maquillaje durante tres extenuantes horas.

“Definitivamente esto es lo más oscuro que he hecho en toda mi carrera. Que Bennett haya tenido fe en mí para hacerlo ya lo considero un premio”, decía un Carell, aplomado y serio, bien lejos del comediante que supo ser en Virgen a los 40. “No quería esforzarme en convencer al público de que yo podía hacerlo -dice-. Sentí que debía superar los pensamientos de ‘espero que me crean’”.

¿Y cómo reaccionaste cuando Bennett Miller te lo propuso?

No creo que un papel dramático sea en el fondo muy diferente al de una comedia. Y tampoco me parece que un género sea más fácil que otro. Este papel en particular me dio pánico, no tenía nada que ver con lo que yo había hecho.

¿Cómo creés que era la vida diaria de John du Pont?

Una persona sumamente triste, alguien que vivió en verdad muy solo. Supuse que necesitaba que lo quisieran, y que lo respetaran. Y creo que nunca lo logró. Pude investigar y leer mucho sobre él. Vi varios documentales, y el que mostramos en la película lo vi entero, sin cortes, en su versión cruda. Fuerte...

¿Tenés algún modelo de comediante que haya saltado al drama?

Peter Sellers, en Desde el jardín, que para mí es una de sus mejores películas. Y en las de La pantera rosa era magnífico cómo desde el humor componía a Clouseau, este hombre que hacía todo serio.

¿Qué te dejó el realizar este salto?

La seguridad, después de las inseguridades que reconozco tuve en algún momento previo al rodaje, de que de aquí en más no quiero ir a lo seguro. Prefiero hacer cosas un poco peligrosas, e inesperadas, alejadas de lo que me pueda parecer fácil, o confortable. El desafío siempre es emocionante.

Desde el maquillaje ¿cuánto pudiste beneficiarte? O la idea no era imitar a Du Pont...

Sólo podés tratar de adivinar cómo era una persona así, por más que veas videos de él. No traté de imitar a John du Pont, aunque había ciertos movimientos corporales, la forma en que hablaba, pastosa, allí sí traté de mostrar la clase de persona que, me parecía, era.

Allí mismo, sobre un hotel en La Croisette un rato después, Tatum afirma que “la lucha libre es una cosa como muy íntima. Es extraño, visto desde afuera. Me han dicho que, por el contacto físico, es una cosa muy homosexual, a lo que yo les digo OK, andá y probalo, y te darás cuenta de que no tiene nada de homosexual. Es algo muy doloroso, y violento”.

Tatum recuerda las numerosas lesiones que sufrió mientras interpretaba al luchador profesional Mark Schultz. “Estoy bastante seguro de que me rompí la mano durante los entrenamientos para la película. Competía con atletas de verdad. No era más que abrazar y tirar cuerpos a tu alrededor.”

Durante una escena especialmente difícil, le pidió a Mark Ruffalo, que interpreta a su hermano, el luchador olímpico David Schultz, “que me diera una palmada y termináramos el asunto”. Pero el actor de que es Hulk en Los Vengadores le pegó accidentalmente en el oído. “Me dio en el tímpano, y de repente fue sólo un ruido chirriante. No podía oír nada. Mi gesto, mi mueca en cámara no es parte de la actuación, pero los tímpanos sanan, así que estoy bien.”

Otra lastimadura fea se produjo en un momento crucial, cuando Mark pierde la calma y golpea su cabeza contra un espejo. Tatum cuenta que “estaba tan atrapado en el momento, que me golpeé demasiado duro. Pasé por la pared, hacia el otro lado, me salvé por diez centímetros. Tuve suerte. Pero el corte en mi cabeza es real”.

Tatum sí conoció y pasó algún tiempo con Mark Schultz. Cuando su esposa visitó el set de rodaje, embarazada de su hija, quedó impresionada por el estado de ánimo sombrío.

“Esto no es divertido en absoluto”, cuenta que le dijo ella, y se fue.

Como para tener un parámetro de lo que se verá en los cines.