Menu Big Bang! News
Show El Rey del blues

Guitarra vas a llorar: murió B.B. King

Considerado  uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, falleció hoy en Las Vegas a los 89 años. Desde 1940 grabó 50 discos. Mirá el video de uno de sus encuentros con Pappo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A comienzos de abril, B.B. King fue hospitalizado tras sufrir una deshidratación a causa de una diabetes tipo 2 que padeció más de 20 años. Volvió a ser hospitalizado hace unos días. El músico, que ingresó en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1987, comenzó su carrera musical en 1940 y grabó desde entonces más de 50 discos. Entre sus temas más conocidos figuran "Three O'Clock Blues", "The Thrill Is Gone" y "When Love Comes to Town", una colaboración con los irlandeses de U2.

Ante su "Three O'Clock Blues", el público estallaba

En octubre de 2014, King cayó enfermo durante uno de sus conciertos en Chicago debido también a una deshidratación y síntomas de agotamiento, por lo que se vio obligado a cancelar el resto de la gira. Riley B. King (su verdadero nombre) nació en 1925 en una plantación de algodón cercana a Itta Benna, estado de Missisipi, donde trabajó en una granja durante los primeros años de su vida al tiempo que asistía algunas horas a clase en una pequeña escuela local.

Junto a Pappo, dos grandes de la música.

Juntos a la par

Siempre junto a su inseparable guitarra Gibson, apodada "Lucille", King ganó a lo largo de su carrera, quince premios Grammy, más que ningún otro músico de blues. En los años 1990, Norberto Aníbal Napolitano, Pappo, con Pappo's Blues fue telonero de B.B. King cuando el músico norteamericano visitó la Argentina y se presentó en siete funciones en el Teatro Gran Rex.

Será inolvidable la noche en el que estuvieron Pappo y BB King tocando juntos "Cuando los santos vienen marchando". Alabados sean aquellos que presenciaron esta maravilla. When The Saints Go Marching In. Reviví ese momento en este video: 

“La Argentina no será lo mismo sin él”, había dicho el día que murió Pappo. Con su muerte, la música no será lo mismo sin él. “Lucile”, como llamaba a su guitarra, enmudeció para siempre.