Menu Big Bang! News
Show Mar del Plata

Xipolitakis íntima, en 360°: su casa por dentro y una discusión con Ottavis

La vedette muestra su habitación y revela sus secretos. José Ottavis, el hombre “fantasma” que no quiere fotos con su novia. Para ver cómo funciona 360 desde el celular, mirá el segundo video de la galería. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El dinosaurio Apatosaurus descansa en el bosque. De pronto, se siente amenazado, se levanta y arremete con sus 26 metros de alto y sus 24 toneladas. Tiene el tamaño de cuatro elefantes y la voracidad de seis leones juntos. Abre la boca monstruosa y da latigazos con su cola. Vicky Xipolitakis corre y grita, se siente acorralada por el dinosaurio en ese bosque perdido, pese a que está en el patio de la casa que alquila en Mar del Plata. “Me encantaría vivir en esa realidad, es mejor que ésta”, confiesa la vedette. 

Después de sacarse los lentes de realidad virtual 360° que le prestó BigBang, aparece la otra realidad: entra en la casa su novio José Ottavis. Ella lo recibe con un sensual gesto de reproche; él se saca un casco azul y amarillo. Y aunque ahora no hay bosques ancestrales ni dinosaurios hambrientos, el clima tampoco es pacífico. 

Xipolitakis experimenta el mundo de la realidad virtual. 

Escenas de la vida conyugal

–¡Ah! ¡Vos a mí me debés una disculpa! –le dijo La Griega al diputado y líder de La Cámpora, que vestía remera blanca, jeans y zapatillas blancas con una línea roja en la plataforma. Su look era mucho más formal que el que suele tener, marcado por pañuelos coloridos, camperas estridentes y pantalones floreados.

No te pienso pedir disculpas –le respondió él.

–Sí.

–No.

–Sí.

–No.

Vicky en su habitación, rodeada de su colección de zapatos y muñecos de Mickey.

¿Cuál fue el motivo de esa discusión? ¿El camporista está molesto por el alto perfil mediático de su relación con la vedette? Hasta ahora no hay respuesta para esos interrogantes. 

La entrevista a Xipolitakis forma parte de una tendencia innovadora que BigBang ya aplicó en varias oportunidades. La primera vez fue el 12 de noviembre de 2015, en lo que significó un documento periodístico a nivel mundial al ser la primera entrevista en 360 grados a un candidato a presidente (Mauricio Macri), que muestra desde todos los ángulos y perspectivas el lugar donde se realiza la nota. 

Juntos y sonrientes. Foto: Eduardo Awada, Teleshow.

Una versión es que el enojo habría sido ocasionado por la última tapa de Noticias sobre el polémico romance.

La tapa de la polémica.

De la Casa Rosada a la Casa de Mickey Mouse

BigBang fue testigo de la discusión en el quincho de la casa que alquila la vedette en Mar del Plata. En la producción, salvo ese entredicho, Ottavis pareció un fantasma. Casi como ausente, desfiló por la casa paranoico por la presencia de este portal mientras su novia mostraba sus más de 20 pares de zapatos, acariciaba sus peluches de Mickey y miraba dibujos en Disney Channel.

En pocos días, Otttavis pasó de Perón y Cristina, quien lo ha llamado varias veces desde que dejó la Casa Rosada, a los personajes de Disney.

De hecho, BigBang lo vio en un momento sentado en el sillón mirando “Miles y su familia”, dibujitos del Espacio.

Los dibujitos que miran Ottavis y Vicky.

Xipolitakis protagoniza en Mar del Plata la obra teatral “Igualmente distintos”. Ottavis fue a verla al teatro.

Así llegó al teatro el día de su debut en Mar del Plata. A su lado, el humorista Fernando Ramírez.
Ottavis con la cúpula de La Cámpora.

Fantasma y camporista   

“Fotos no, ni en pedo boludo”, le dijo Ottavis a BigBang. Durante la producción, apenas se mostró. La cámara en 360° permite captar su sigilosa presencia en el momento en que su novia posaba al borde de la pileta. Ottavis baja la escalera y se sienta en la punta de un sillón con una revista en la mano. Mira unos segundos, pero se levanta y se queda detrás de una columna. Un minuto después vuelve a subir. Podés descubrirlo en este video 360°. ¿Dónde está Ottavis?

¿Quién es el hombre que se está por sentar en el sillón amarillo?
En la tevé de la casa siempre hay dibujitos animados.
Ottavis es fanático de la playa, pero no se lo vio con Xipolitakis en la arena.

El otro amor de Vicky: Disney al poder

"Lo amo, es mi compañero”. Vicky Xipolitakis no habla de Ottavis, sino de Mickey Mouse. “Es un personaje que me acompañó en mi infancia, aunque yo era como Chuky. A mis primitos una vez les ofrecí caramelitos pero era veneno para ratas, terminaron internados. A mi abuela le mandaba strippers. Una vez un conejo corría con las orejas paradas y no me dejaba estudiar, entonces le arrranqué un pedazo. Otra vez, unos nenes del jardín lloraban y les pegué para que lloren con razón”.

Mickey, presente hasta en el baño de la polémica vedette.

“Nos va a terminar casando el Papa”, llegó a decir la vedette cuando el romance salió a la luz, los primeros días del año. En otro momento de la entrevista, mientras Xipolitakis recorría su habitación y abría los cajones y mostraba sus pelucas y sus zapatos, se abrió la puerta. “Es un fantasma, ¿quién la abrió?”, se preguntó.

En esos sillones, Ottavis lee, reflexiona y también se besa con Vicky.
Teatro, pileta y romance. Así arrancó el año la vedette.

Este es el video de dinosaurios en 360° que miraba Vicky cuando llegó Ottavis.

 

Romance explosivo

La pareja, en una cena con amigos. 

“Es muy tierno”, dice ella. El también parece rendido a los pies de la pulposa joven que se hizo famosa por sus curvas y por sus presunta torpeza que, por ejemplo, la llevó a votar en las elecciones a Scioli, Massa y Macri al mismo tiempo. 

Look Ottavis: un saco que de particular estética.

“Son de cuarta”, dijo Xipolitakis sobre la nota de Noticias, que calificó el romance de bizarro.  

La bronca con la revista y los mensajes amorosos del diputado y la vedette.
El look estrafalario de Ottavis en la Marcha de la Memoria del 24 de marzo de 2015.

¿Cómo seguirán los días de la pareja más extravagante del verano? ¿Él será absorbido por la militancia política o por el riesgoso estilo de su novia? “No nos pondremos de rodillas ante nadie”, fue una de las frases que les dejó Néstor Kirchner a sus herederos políticos. Esa enmienda, según se jactan los kirchneristas, fue seguida a sol y sombra. No pareciera ser el caso de Ottavis. BigBang vio el momento en que se arrodillo ante su novia y la abrazó. Sellaron la escena con un beso.