Menu Big Bang! News
#144 Violencia de género

Ser mujer bajo las reglas de ISIS

Hace unas horas, el grupo terrorista se adjudicó los atentados en Bruselas, que ya suman 34 muertos. Con dolor repasamos el triste rol de la mujer en la región dominada por la organización. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En la ciudad siria de Raqqa, ocupada por ISIS desde 2014, dos valientes mujeres aceptaron portar las cámaras ocultas que les entregó el diario sueco Espressen para que capturaran sucesos e imágenes de la vida cotidiana en una ciudad sitiada por una célula terrorista.

 

Allí, el único derecho del que gozan las mujeres es el de dar a luz y el de enterrar a sus hijos. Pero estas dos valientes asumieron el riesgo: a pesar de que las apedrearían hasta morir si las descubriesen, escondieron las cámaras bajo sus obligatorios niqab (las prendas que las tapan por completo, excepto los ojos). Ellas necesitan que el mundo vea cómo es ser una mujer bajo los mandatos del Isis.

La exposición de cualquier parte del cuerpo femenino es castigada con latigazos, piedras, o la mismísima muerte. Solidarias, estas valerosas mujeres permanecieron en Raqqa para ayudar a una amiga que había quedado embarazada sin estar casada. La ayudaron a abortar el bebé mediante pastillas. No había más remedio: la alternativa era que fuera interrogada sobre el nombre del padre, y al no poder responder, sería lapidada.

Los estallidos, los edificios humeantes, las ejecuciones públicas, todo ello es moneda corriente, tal como lo muestran las imágenes. Ellas sólo pueden intentar protegerse y proteger a sus niños. El género femenino es despreciado y humillado, cercenado en sus derechos como ser humano desde la base del fundamentalismo islámico. Este video es testimonio de esas mujeres que quieren que se sepa, que el mundo no calle.