Menu Big Bang! News
Por todo el cuerpo

Azúcar para tratar el pelo, ¿sí o no?

Nos gusta el azúcar, pero no la queremos. Las dietas para bajar de peso la dejan afuera, los dentistas la excomulgan, los diabéticos le temen y a los niños les saca caries. Pero parece que cumple funciones ocultas, aunque no menos válidas. Por ejemplo, para el cabello.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

¿Te estás imaginando a tu capelu toda pegoteada, convertida en chupetín? Bueno, no desesperes, no es así. Por el contrario, la mejor forma de limitar tu ingesta diaria de azúcar es… ¡usarla en tu pelo!

Muchas veces utilizamos productos súper caros para tratarnos el pelo. Cremas hidratantes, ampollas, enjuagues revitalizantes. Pero al gastar esa fortuna ni imaginamos que este dulce alimento es un aliado del cabello.

Acá van tres trucos bien dulces para una cabellera genial:

Truco 1. Para el brillo. Humedecé bien el cabello, tomá un poco de azúcar en la palma de las manos y mezclá con agua fría hasta formar una especie de puré. Frotá con suavidad de a mechones y enjuagá inmediatamente con abundante agua fría. El pelo queda sedoso y muy brillante.

Truco 2. Para un peinadete importante. Mezclá una taza de agua a punto de hervir con 1 cucharada de azúcar y vaciala a un rociador. ¡Voilá! Un spray de fijación supereficiente y sin rastros de químicos. Si querés mayor fijación, ponele dos cucharadas. Y no te preocupes, esta mezcla no te dejará el cabello pegajoso.

Truco 3. Para exfoliar. La cobertura de las irresistibles tortitas negras es también un factor de belleza. Elimina la suciedad y los restos de los productos sobre tu cuero cabelludo, le pone fin a la caspa y deja el pelo con brillo y vitalidad. Mezclá muy bien 2 cucharadas de azúcar moreno con una de aceite de almendras en un recipiente. Cuando te metas en la ducha, mojate bien la cabeza y extendé este exfoliante capilar sobre el cuero cabelludo. Hacete un suave masaje circular. Además de aumentar la efectividad de este truco, te vas a relajar al máximo y potenciarás el crecimiento del pelo al activar la circulación de los folículos pilosos. Enjuagate la mezcla con abundante agua tibia después de 2 o 3 minutos de masajitos, y luego lavate el pelo utilizando tus productos habituales. ¡Ojo! Sólo usá este tratamientos si tenes el pelo normal o seco. Si lo tenés graso, simplemente reemplazá el aceite de almendras por una cucharada de miel, un humectante natural que suavizará el pelo y le aportará una dosis extra de brillo.

Bonus track azucarado: ¿te sobró un poco? Tu cutis mejorará si te limpiás la cara con una mezcla hecha con espuma de jabón y azúcar. Es exfoliante. Abre y limpia los poros. Terminá aplicando una buena crema hidratante.  

 

Eso sí… el café tomalo amargo o con dos gotitas de edulcorante líquido, sugar baby.