Menu Big Bang! News
Por todo el cuerpo

El primer prostíbulo "atendido" por muñecas, abrió en Barcelona

Con la promesa de una experiencia magnífica y diferente, una nueva empresa ofrece cuatro variedades de muñecas, de distintas razas. ¿Te atrevés a probar?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ubicado en pleno centro de la capital catalana, hace una semana abrió sus puertas el primer prostíbulo que ofrece sexy dolls a sus clientes. LumidDolls posee  cuatro variedades de muñecas para que hombres o mujeres puedan elegir: Katy, europea de 1,70 cm de altura. La africana Leiza, de 1,68 cms. Lily, asiática de 1,61 cm de altura. Finalmente está Aki, un personaje de animé japonés que mide 1,65 cm.

Según explican en su página web, en la que no está la dirección exacta del local, son la primera agencia de éste tipo y prometen a sus clientes que van a poder cumplir "sus fantasías sexuales, sin ningún límite". Las muñecas poseen los mismos orificios que una mujer de carne y hueso y sus cuerpos son realmente explosivos.

Sexy Dolls

Este tipo de muñecas son cada vez más populares y reales, hay fábricas que se dedican a crear modelos a pedido del cliente, con las características más estrafalarias y raras que te imagines. Cada modelo es único y reproduce las características de la anatomía de una mujer, para ofrecerles a quienes las quieren usar, una experiencia realista a nivel sexual.

Muñeca
Katy, la europea.

Las hay de distintos materiales y de precios muy variados, que pueden llegar hasta los 7.000 dólares. El servicio de las "muchachas" cuesta unos 120 euros la hora, una tarifa muy similar a la de los burdeles atendidos por mujeres reales.

En LumidDolls ofrecen a los usuarios que su muñeca los "espere" vestida como a ellos más les guste y hasta en una posición específica. Además habrá una habitación con luces tenues y un gran plasma en el que se pueden elegir películas para entrar en clima y sentirse cómodo. Por supuesto que garantizan discreción por parte de su staff.

Muñecas
Lily y Aki.

Un punto central es la higiene de sus "chicas", que son desinfectadas antes y después de cada servicio, aunque recomiendan que sus clientes las usen con preservativo para evitar cualquier riesgo.

Si sos de los o las que gustan de éste tipo de experiencia, ya es hora de que vayas comprando un pasaje a Barcelona.

Muñeca
Leiza, la muñeca africana.