Menu Big Bang! News
Style

Lo que no podes dejar pasar al elegir anteojos de sol

En las pasarelas del mundo, las gafas oscuras vienen de todas las formas, anchos y colores. ¿Cómo elegir el par ideal para tu cara?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Aquí pasamos lista de los ítems a tener en cuenta para hacer la compra de anteojos perfecta. Porque además de proteger y realzar tu outfit, las gafas pueden colaborar en disimular algunas imperfecciones, y ni hablar de posibles estragos de la noche anterior, o de un amanecer agitado que no dio ni para lavarte la cara.

La Loren jamás dejó de usarlos y creó su propia línea.

Ante todo, lo mejor es ver un oftalmólogo que indique si tus anteojos oscuros deben llevar corrección oftálmica… si necesitas aumento, en criollo. Si es así, deben evitarse los de forma envolvente, porque genera un efecto de distorsión que genera incomodidad y mareos. Caso contrario, se pueden elegir en cualquier óptica.

Deben elegirse de acuerdo a la forma del rostro. Ideal: los que tengan forma opuesta a la de la cara, para balancearlo. Por ejemplo: si tenés la cara tipo Periquita, es decir, redonda, tus anteojos deberían ser más cuadrados, o con ángulos pronunciados. 

Las patillas no deben resbalarse ni apretar las sienes; deben sentirse cómodas sobre las orejas.

Tener en cuenta el tamaño de la nariz: si es ancha, van los de armazón metálico o los que no tienen armazón; si es pequeña y corta (tipo poroto), mejor los de armazón metálico con puente alto, para que le dé más extensión; si es larga, de puente bajo.

Si los ojos están demasiado juntos, que sean más bien pequeños, para que no acentúen este rasgo; si los ojos están muy separados, más grandes y sin armazón, para disimular la distancia.

El tema del color varía de acuerdo a dónde vayamos a usarlos: si son para la playa, deben detener al menos ¾ de la luz solar, es decir, es mejor que sean negros o marrón oscuro.

Una prueba sencilla consiste en pararse frente un espejo con los anteojos puestos, a una distancia de 60 cm. Si lográs verte los ojos (no te distraigas viendo cómo te queda el jean) no es lo suficientemente oscuro. Los que son rosados, violetas o celestes, si bien son divain, no cumplen esta función. Eso sí, si los queres para evadir paparazzis, van bien.

Gafas en armonía con la forma del rostro.

El filtro UV es un tema importante: debería poder filtrar en un 99% los rayos perjudiciales, y eso debe figurar en la etiqueta. La ausencia de este filtro favorece enfermedades oculares no deseadas, como cataratas y maculopatías que no siempre se pueden tratar.

Ojo con los lentes raros y forma de corazón, redondos, rectangulares… mínima cordura y ubicación de acuerdo al estilo y a la edad. Por último, un encarecido llamado al buen gusto: evitemos esos espantosos cordones para sujetarlos. Dan abuela. ¡Es preferible perderlos!