Menu Big Bang! News
Vida Cotidiana

Las viandas más nutritivas y ricas para el colegio

Consejos para alimentar sano, rico y rápido a los chicos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Frente al inicio de la temporada escolar, está bueno repensar el contenido de las luncheras, ya que los pequeños necesitan una dieta variada y nutritiva, ¡que pone a prueba la creatividad de cualquiera!

Madres y padres multitasking también tienen en cuenta los almuerzos de sus niños en colegios de jornada completa o media. Para no empezar el día a lo loco entre preparación de trabajo y viandas, lo ideal es cocinar el almuerzo junto con la cena la noche anterior. “Reciclar restos” también es importante: unas sobras de arroz o puré se pueden transformar en croquetitas, el trozo de carne al horno o pollo, en salpicón, etc.


A la mañana, entre mate y mate, se puede armar el kit básico: tenedor, servilleta y los tuppers con la comida. Para que el agua llegue fría al almuerzo, lo ideal es dejarla en el freezer pero sólo con ¼ de su contenido, y completarla con más agua en la mañana antes de ponerla en la lunchera. Este es el momento del día en la que hay que sentar las bases para la exigencia cognitiva y de enfoque de atención que a los chicos les demanda la escuela. Hidratos de carbono, cereales, frutas, son perfectos. Un buen desayuno puede ser un vaso de leche con cacao, o mate cocido con leche, una bandeja de frutas con granola y una rodaja de pan (si es integral con semillas, mejor) con alguna mermelada rica.

 

Algunas opciones para la lunchera

Con un poco de maña, se puede freezar todo por porciones una vez a la semana, e ir descongelando a medida que se arman los menúes:

tartines de choclo y queso; sándwiches no solo de fiambre, sino también de pollo, pescado, verduras, y con todo tipo de panes; tortillas varias, de papas y pescados; milanesas en formato sándwich o no, también milanesa de calabaza o berenjenas; ensaladas de tirabuzones de color con zanahorias en dados, arvejas, huevo duro; bastones de pechuga. Como postres, llenan mucho los alfajores de maicena; alimentan más los brochettes frutales (cortás frutas en cubos, les rociás jugo de limón, las clavás en palitos y les espolvoreás azúcar); los muffins integrales son más nutritivos que los tradicionales, con distintos rellenos.

 

Para mandar en la mochila tipo snack

Es sabido que los chicos tienen mucha hambre, pero MUCHA. Está bueno ofrecerles tentempiés sanos, como son las frutas desecadas o deshidratadas: duraznos, peras, ciruelas, pasas de uva o dátiles aportan nutrientes, son sabrosos, y súper prácticos para trasladar en la mochila.

 

Acá una que a los gurises les encanta. ¡Nunca falla y es facilísima!

Receta de tartines de choclo y queso

1 lata de choclo en grano

3 huevos

3 cdas de queso blanco

1 paquete de tapas de empanadas criollas

3 cdas de queso rallado

200 g de queso port salut, fresco o mozzarella

Sal y pimienta a gusto

Aceite común

Taza de semillas varias (sésamo, girasol, lino)

Mezclar el choclo, el queso blanco, el queso, los huevos y el queso rallado. Armar tarteletas tipo "canastitas" con las tapas de empanadas. Salpimentar y rellenar las tarteletas y espolvorear con semillas de sésamo. Llevar al horno a temperatura moderada (20 a 25 minutos). Se pueden preparar varias, con distintos rellenos, y guardar en el freezer.

 

Tips:

Poner los aderezos aparte para que no humedezcan ni invadan los sabores. Si incluimos fruta, agregar unas gotitas de limón. En caso de los fritos, una servilleta debajo para que absorba la humedad.