Menu Big Bang! News
Mundo Se hundio en enero de 2012

El Costa Concordia llevaba cocaína de la mafia italiana

La Ndranghetta, la mafia calabresa, sería la propietaria del cargamento que habría sido embarcado en el último viaje del crucero Costa Concordia. La sangrienta mafia calabresa, célebre en el mundo por los films El Padrino, de F.F. Coppola, y Buenos Muchachos, de M.Scorssese, ha extendido sus brazos por todo el planeta. Recientemente integró una alianza con el cartel mexicano de Los Zetas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El crucero Costa Concordia, que se hundió frente a las costas italianas y provocó la muerte de 32 pasajeros, habría zarpado con una enorme cantidad de cocaína, propiedad de la mafia italiana, oculta en su equipaje cuando emprendió su último recorrido en enero de 2012, según analizan los investigadores.

La 'Ndrangheta, organización del crimen calabrés, sería la propietaria de esos narcóticos, según revelaron registros telefónicos y de audio de miembros de la mafia citados en un artículo del diario italiano La Reppublica.

"El mismo barco que nos convirtió en burla mundial también nos arruinó enormemente", se escucha decir a Michele Rossi, jefe de la 'Ndrangheta, a uno de sus asociados, Massimo Tiralongo, de acuerdo a elementos de la policía que investiga las vastas operaciones de tráfico de cocaína de la organización.

Además de veleros operados por Costa Cruises, la 'Ndrangheta también efectuó cargamentos en embarcaciones propiedad de MSC y Norwegian Cruise Lines, que viajan entre Europa, Norteamérica y el Caribe, de acuerdo a detalles de investigaciones dadas a conocer al periódico italiano.

 El capitán del crucero, Francesco Schettino, quien abandonó la nave antes del accidente, había sido condenado el año pasado a 16 años de prisión.

Funcionarios del grupo de investigación contra el crimen organizado en Florencia sostienen que la droga oculta en el Concordia, que no fue encontrada, se introdujo a bordo sin el conocimiento de los capitanes o de altos funcionarios de la compañía, pero casi seguramente con la complicidad de uno o más miembros de la tripulación.

Con más de 4 mil pasajeros a bordo -de los cuales 17 eran argentinos, todos sobrevivientes-, el Costa Concordia se hundió parcialmente la noche del 13 de enero de 2012, cerca de la isla de Giglio, luego que el capitán efectuara una maniobra de riesgo que produjo un choque contra rocas cercanas a la costa, lo que generó un enorme agujero en su casco.