Menu Big Bang! News
Mundo Chiapas

El Papa autorizó misas en lenguas nativas y puso a los pueblos originarios como ejemplo

Francisco brindó una multitudinaria misa en San Cristóbal de las Casas, ante más de 100.000 mexicanos, la mayoría de diversas etnias locales y latinoamericanas. “Pueden enseñarnos mucho sobre cuidar nuestra casa, nuestro planeta”. dijo

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En su cuarto día de visita a México, el Papa Francisco ofició este mediodía una misa en San Cristóbal de las Casas, Chiapas donde llegó en helicóptero procedente del aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez. Durante la ceremonia religiosa, en el Centro Deportivo Municipal, participaron indígenas choles, tzotziles y tzeltales, quienes dieron lectura en su lengua original a una parte de la liturgia.

Antes de llegar al Centro, donde miles de personas hicieron fila para ingresar y presenciar la ceremonia litúrgica, el pontífice hizo un recorrido a bordo del papamóvil.

En Chiapas, la Iglesia Católica ha perdido más adeptos que en otros lugares de México: en dos décadas hasta el 2010, el porcentaje de la población que se reconoce como católica bajó diez puntos a un 58%, muy por debajo de la media nacional de 83%.

Vista de la misa que celebró este mediodía el Santo Padre en Chiapas.

Según especialistas mexicanos esto se debió, en parte, a que la Iglesia no permitía las misas en lenguas indígenas en un Estado donde un amplio porcentaje de las personas no habla español. Aunque en los hechos algunos sacerdotes ofician misa en lenguas indígenas, el Papa las autorizará formalmente a partir de hoy.

En el recorrido del Aeropuerto hacia el Centro Municipal, volvió a detener el papamovil para besar a un niño.

Los pueblos indígenas "muchas veces de modo sistemático y estructural" han sido "incomprendidos y excluidos de la sociedad", lamentó el Papa Francisco, quien resaltó que las comunidades originarias saben relacionarse "armónicamente con la naturaleza".

Ante aproximadamente 100 mil integrantes de comunidades indígenas, tanto de México como de Centroamérica, el pontífice criticó que algunos sectores consideren "inferiores los valores, cultura y tradiciones" de los pueblos originarios.

Con sus ropas típicas los jóvenes indígenas fueron mayoría en la misa de Chiapas.

Tras resaltar el papel fundamental de los indígenas en el cuidado de la "casa común", el obispo de Roma, sancionó también que muchas comunidades originarias sean despojadas de sus recursos naturales en virtud de las leyes del mercado.

Una orquesta de un pueblo indígenas se prepara con todas sus galas para tocar para el Papa.

“Muchas veces de modo sistemático y estructural sus pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, su cultura y sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir ¡perdón! El mundo de hoy despojado por la cultura del descarte, los necesita”.

En un alto de su recorrido hacia el Centro Municipal, Francisco se detiene para besar a un niño a su paso.

El Papa resaltó que en la conservación del medio ambiente los pueblos indígenas “tienen mucho que enseñarnos”, pues hacen un uso racional de los recursos naturales a los cuales los respetan como “fuente de alimento, casa común y altar del compartir humano”.

Un niño indigena aguarda la llegada del papa al lugar de la misa.

Subrayó, tal como lo hizo en su encíclica Laudato Si la magnitud del desafío ambiental que se experimenta actualmente y la relación que esta situación tiene con la actividad humana. “Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la historia”.