Menu Big Bang! News
Mundo Un viaje histórico

Francisco llegó a Filadelfia, última etapa de su gira

La agenda de Francisco apunta más a lo ecuménico. Oficiará misas, visitará una cárcel y presidirá el multitudinario Encuentro Mundial de Familias.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Última estación: Filadelfia. El Papa Francisco llegó esta mañana a la ciudad cabecera del estado de Pensilvania para comenzar a despedirse de los Estados Unidos. Como siempre, claro, con una agenda cargada.

El arribo del papa a Filadelfia, maletín en mano.

Francisco pasó airosamente -triunfalmente- la faz política del periplo. Tras discursos ante el Congreso de Estados Unidos y Naciones Unidas esta última etapa de su gira estadounidense, que se estará más centrada en los católicos. Participará de un encuentro de familias organizado por el Vaticano que terminará con una misa al aire libre para dos millones de personas.

El avión partió a las 9:09 hora de Nueva York rumbo al aeropuerto de Filadelfia, donde tras aterrizar se dirigirá a la catedral para oficiar una misa ante 2.100 personas. Las autoridades del Estado estarán presentes.

Una postal que se repitió durante la gira: la emoción de la gente.

Francisco pasará los dos últimos días de su gira en esta ciudad y el acto “central” será el Encuentro Mundial de Familias, una conferencia para más de 18.000 personas de todo el mundo que se inició mientras el pontífice estaba de visita en Washington y Nueva York.

También hablará en el Independence Hall, donde se firmó  la Declaración de Independencia y la Constitución, y lo hará desde un atril empleado en el Discurso de Gettysburg, un guiño a Abraham Lincoln, uno de los cuatro estadounidenses que el pontífice citó como inspiración en su intervención en el Congreso.

El evento religioso central de la gira papal.

El sábado por la noche, en el Benjamin Franklin Parkway, el corazón cultural de la ciudad, presenciará las actuaciones de Aretha Franklin y otros artistas. El domingo regresará a ese mismo lugar para oficiar la misa, su último gran acto antes de partir a Roma por la noche.

s.