Menu Big Bang! News
Mundo Polémica abierta

Pinchaduras para todos: Obama quiere que el FBI pueda espiar los celulares

La Casa Blanca quiere tener una “llave maestra” para poder acceder a la información de los teléfonos de sus ciudadanos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Quien tiene el saber tiene el poder” aseguró alguna vez el filósofo escocés David Hume cuando en el siglo XVIII sólo existían los diarios en papel. Trescientos años después, sabe que “quien tiene la información tiene el poder”. Por eso, el presidente de los Estados Unidos desea que el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) puedan tener acceso ni más ni menos que a los celulares de todo el mundo.

EE.UU. quiere acceder a las llamadas globales.

Es que en los últimos días se generó en los Estados Unidos un polémico debate por la llamada “puerta trasera”, es decir, que la Casa Blanca pueda contar con una “llave maestra” para desencriptar los códigos de los celulares necesarios para poder tener acceso a la información que por allí circula.

La excusa, claro está, es, como desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas, la necesidad de combatir el terrorismo -y ahora también delitos cibercriminales- para garantizar la “seguridad nacional”. Sin embargo, como bien aclaró El Mundo, la posibilidad de que el FBI o la NSA cuenten con una “llave maestra” no sólo afectaría a los estadounidenses porque empresas de esa nación brindan el servicio de telecomunicaciones a la mitad del planeta.

El CEO de Apple, Tim Cook, le solicitó a Obama que respete la privacidad de sus clientes.

Inmediatamente, el CEO de Apple, Tim Cook, le pidió al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que garantice la privacidad a sus clientes mientras que le exigió a las agencias de inteligencia que no se refieran a la encriptación como una “herramienta de terroristas”.

Desde la industria de las telecomunicaciones aseguraron que los únicos espiados serían los ciudadanos, pero no los terroristas. Es que, como bien indicaron, los delincuentes inventan sus propios códigos para, justamente, no ser desencriptados por las agencias de inteligencia. “La ‘llave maestra’ sólo serviría para espiar como hasta ahora a los ciudadanos”.