Menu Big Bang! News
Mundo Peligro

Polémica por aterrizaje rasante de un avión en Costa Rica

Un avión de Iberia pasó a escasos metros de autos y personas en Costa Rica, desatando una fuerte polémica acerca de la peligrosidad del aeropuerto. La compañía aérea dice que siempre se aterriza de esa manera en ese lugar. Lo comparan con el de Saint Marteen donde la gente juega a no volarse por el viento generado por las turbinas. Los aeropuertos más locos del mundo. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El pasado domingo 4 de octubre, un avión ensayó un aterrizaje límite en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría de San José de Costa Rica. El Airbus 340 de Iberia pasó demasiado cerca de autos, de seres humanos y de la reja perimetral. Testigos del hecho sacaron fotos y grabaron un video en el que se ve la cercanía de la nave y su vuelo rasante. 

 

Han sido tantos los comentarios a favor y en contra de lo sucedido con el aterrizaje de ayer en la tarde de Iberia, que...

Posted by MROC - SJO - Aeropuerto Internacional Juan Santamaría on Lunes, 5 de octubre de 2015

Desde el diario El País de España se comunicaron con la oficina de la compañía aérea, desde donde explicaron: "Siempre se aterriza así". Laura Tirado, responsable de la comunicación de Iberia, destaca que en otros aeropuertos como el de Quito y Guayaquil (ambos de Ecuador) las condiciones de aterrizaje son similares en cuanto a la cercanía con otras infraestructuras. Y diferencia: "Aquel día se tomó otra configuración diferente a la habitual por órdenes de la torre de control, a causa del viento. La noticia reside en que esta vez se ha grabado en vídeo".

Otro de los aeropuertos peligrosos es el Princess Juliana, en la paradisíaca isla de Saint Marteen, donde la proximidad con la concurrida Playa Maho es de apenas una calle. La cercanía entre los aviones y los turistas es tanta que la gente juega a soportar los despegues sin volarse del piso. Se agarran y aguantan el fuerte viento que se genera por las turbinas de los aviones. 

En Costa Rica, en Ecuador y en Maho Beach, los aviones generan una atracción que muchas veces puede volverse peligrosa.