Menu Big Bang! News
Policiales Femicidio

Analizan pedir que declaren los hijos de la mujer asesinada en el country

El abogado de los padres de Claudia Schaefer quiere que los hijos de la pareja ratifiquen hechos de violencia previos al trágico desenlace. La hermana de la víctima recibió la guarda de sus tres sobrinos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El abogado de la familia de Claudia Schaefer, degollada por su marido Fernando Farré el 21 de agosto en el Martindale Country Club Pilar, analiza la posibilidad de que los hijos de la pareja en vías de divorcio declaren en la causa como testigos de hechos de violencia previos al trágico desenlace.

“Quiero evitar que los menores sufran revictimizaciones, pero convocarlos a declarar es una posibilidad relevante”, explicó Jorge Sandro.

Es que, antes de su asesinato, la mujer de 44 años había declarado en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema que el hombre de 52 años en una ocasión la tiró sobre un sillón y le estampó una rodilla en el pecho. Esta situación de violencia habría sido presenciada por los propios hijos de la pareja. Por eso, el letrado piensa seriamente que los menores ratifiquen lo sucedido a través de una Cámara Gesell.

Los hijos de la pareja en vías de divorcio podrían declarar en Cámara Gesell para ratificar hechos de violencia.

“El contexto anterior al momento del hecho tiene un valor especial para apreciar la totalidad de las circunstancias y el motivo por el que pudo ocurrir el homicidio. Ese es un dato de valor importantísimo”, opinó Jorge Sandro, abogado de la familia, contratado por Sandra, hermana de la víctima, quien recibió la guarda de sus tres sobrinos. Además, en un futuro podrían designarla su tutora.

El letrado descartó la posibilidad de asesinato por emoción violenta: “La mecánica del episodio indicaría un homicidio intencional, posiblemente premeditado, originado por un conflicto matrimonial. Hasta ahora, no habría ningún indicio que atenúe o excluya la responsabilidad del acusado sobre el hecho cometido”.

El abogado dijo que Sandra Schefer, hermana de Claudia, que fue quien lo contrató, "sabía de una situación de conflicto (en el matrimonio), aunque posiblemente no en su dimensión completa porque estas cuestiones se mantienen en reserva, incluso para los hermanos, lamentablemente".

Para Sandro, "acá la prueba clave son los estudios psicológicos y psiquiátricos que seguramente pronto tendrán lugar" para determinar el estado en que se encontraba el acusado cuando ocurrió el crimen.