Menu Big Bang! News
Policiales seis delitos comprobados

Cayó una banda de gitanos que estafaban y golpeaban a ancianos

Estaba integrada al menos por tres hombres y dos mujeres. Simulaban ser empleados bancarios e instaban a las víctimas a cambiar sus billetes. BigBang supo que dos mujeres murieron después de caer en la trampa.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Una banda de gitanos que estafaban y robaban a ancianos fue desbaratada por la Policía Metropolitana, que detuvo a tres hombres y dos mujeres. 

Además secuestró 88 mil pesos, 25 mil dólares, 15 cadenas de oro, cinco mexicanos de oro, tres relojes Rolex, vehículos y equipos informáticos.

El operativo consistió en seis allanamientos en los barrios de Villa del Parque y Floresta, por orden de la Fiscalía de Instrucción N°18.

Algunas de las pruebas secuestradas.

De acuerdo al comunicado que difundió la fuerza porteña, los miembros de la banda se hacían pasar por personal jerárquico de entidades bancarias y sugerían a las personas que debían cambiar sus billetes porque “luego de las elecciones no servirían más”.

BigBang supo que el argumento era que los pesos iban a tener “la cara de Néstor Kirchner” y los dólares serían “azules”.

Después del contacto inicial, los estafadores iban a las casas de las víctimas para hacer el supuesto cambio. A veces, incluso, las acompañaban a los bancos a retirar el dinero. Si alguno sospechaba, los golpeaban y encerraban.

Otros “delincuentes se encontraban dentro de su casa y les sustraían dinero y objetos de valor”, agrega el parte policial.

Los estafadores acompañaban a sus víctimas a los bancos.

Las mujeres hacían las llamadas y los hombres actuaban de “personal jerárquico”. Para aumentar la credibilidad, actuaban dentro del horario bancario.

Se comprobaron, como mínimo, seis estafas. La última, contra una mujer de 88 años, que también fue golpeada y encerrada.

Este sitio averiguó, además, que dos de las ancianas murieron. Una de ellas, víctima de los golpes y después de ser secuestrada. La otra, por un infarto.