Menu Big Bang! News
Policiales Crimen de las mochileras

El “Berni” ecuatoriano que usa el caso para suceder a Correa

El ministro del Interior levantó su perfil público al “ponerse al hombro” la investigación del crimen de las turistas argentinas. Busca consolidar su candidatura presidencial de cara a las elecciones locales que tendrán lugar en febrero de 2017. Polémica y críticas desde el poder judicial.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hasta hace pocos días, José Serrano era un desconocido para la mayor parte de los ecuatorianos. Aunque dirige el ministerio del Interior desde mayo de 2011 y ejerce cargos públicos desde 2005, el perfil del funcionario se potenció luego de que se “pusiera al hombro” la investigación por el crimen de las mochileras argentinas asesinadas en Montañita.

Serrano lleva cinco años en el ministerio del Interior, pero levantó el perfil con el crimen de las argentinas.

Serrano fue quien confirmó el domingo la muerte de las jóvenes, quienes permanecían desaparecidas desde hacía seis días. Lejos de las formalidades, el funcionario utilizó su cuenta de Twitter para comunicar la información, que horas después fuera ratificada por el propio presidente Rafael Correa.

“Urgente: jóvenes argentinas desaparecidas en Montañita, Marina Menegazzo y María José Coni, hace pocos minutos he hablado con sus padres y he tenido que darles la fatal y trágica noticia que las hemos encontrado sin vida, con traumas en sus cabezas”, fue el llamativo mensaje que, de inmediato, se viralizó en los medios locales y argentinos.

Junto a Correa durante el reconocimiento de las instalaciones de UVC.

Minutos después y frente a la repercusión que causó el mensaje, el ministro del Interior aprovechó la atención mediática para lanzar su primera “promesa de campaña”: “No descansaremos hasta encontrar al cobarde o los cobardes responsables de lo sucedido con las dos chicas argentinas en Montañita”.

En simultáneo y desde la Argentina, las familias de las mochileras salieron al cruce de la confirmación de Serrano: “No hemos recibido ninguna notificación oficial, la búsqueda sigue. Por favor, no crean en lo que se está diciendo”. Pero la esperanza duró poco y, una hora después, cuando Correa se hizo eco de las muertes en Twitter, los allegados a las víctimas debieron enfrentar la peor de las noticias.

El crimen de Marina Menegazzo y María José Coni conmocionó a la sociedad ecuatoriana.

Con el correr de las horas, Serrano haría otros llamativos anuncios vinculados a la investigación del doble homicidio que no sólo despertaron las sospechas de las familias, sino que también le costaron una fuerte interna con el poder judicial ecuatoriano.

Un día después del hallazgo del cuerpo de Marina y para sorpresa de la comunidad internacional, Serrano comunicó la detención de dos detenidos, a quienes calificó de inmediato como “autores del asesinato”. “Esta noche hemos aprehendido a los dos autores del asesinato de las jóvenes argentinas. Hubo un allanamiento en una vivienda precaria de Montañita. Se encontraron pertenencias de las chicas y guantes con sangre, cuyo propietario aceptó su vinculación”.

Minutos después y pese al artículo 76.2 de la Constitución ecuatoriana que resguarda la presunción de inocencia, el funcionario publicó las fotos de los detenidos, quienes ni siquiera habían prestado declaración ante el fiscal de la causa, Juan Pablo Arévalo. En esa oportunidad, Serrano cambió el tono y los anunció como “presuntos autores”, aunque no resguardó sus caras.

La interna con el Poder Judicial

El “entusiasta” accionar del funcionario le valió la apertura de dos duros frentes de batalla. Mientras que en la Argentina las familias de las víctimas comenzaron a poner en duda los resultados de la investigación, el Poder Judicial ecuatoriano salió a despegarse de las declaraciones del ministro.

Galo Chiriboga, fiscal general del Estado ecuatoriano, emitió un duro comunicado.

La Fiscalía General del Estado emitió ayer un comunicado en el que cuestionó la difusión de los avances de la investigación en manos de Salgado. Cabe recordar que, en las últimas horas, el funcionario había publicado además fotos del allanamiento de la vivienda y de los objetos de las chicas encontrados en la misma, así como también colchones y mantas ensangrentadas.

Las jóvenes permanecieron seis días desaparecidas. Sus cuerpos aparecieron embolsados cerca de la playa.

Los detalles investigativos de este caso, hasta la formulación de cargos, no serán revelados por parte de la Fiscalía General del Estado, por cuanto el artículo 584 del Código Orgánico Integral Penal ecuatoriano ordena mantenerlos en reserva”, anticiparon desde la Fiscalía.

“Los resultados de las autopsias que se realizaron en Guayaquil a los dos cadáveres encontrados en Montañita fueron entregados al fiscal del caso, Juan Pablo Arévalo, bajo las seguridades para evitar la fuga y la tergiversación de la información

En el comunicado también se apuntó contra las fuerzas de seguridad, quienes le habrían enviado el material fotográfico al funcionario: “El mismo artículo prohíbe a las instituciones que intervienen en la investigación previa, como Fiscalía y Policía Nacional, divulgar o poner en riesgo las investigaciones y el ‘buen nombre de las personas en general”.

Por último, la FGE advirtió que ya había entregado los resultados de las autopsias al Fiscal, en un intento por cubrirse en caso de que se filtraran detalles o imágenes del momento. “Los resultados de las autopsias que se realizaron en Guayaquil a los dos cadáveres encontrados en Montañita fueron entregados al fiscal del caso, Juan Pablo Arévalo, bajo las seguridades para evitar la fuga y la tergiversación de la información”.

La tensión con la familia de las víctimas

No creemos en nada de lo que dice la Policía ecuatoriana. Pedimos Justicia, queremos saber la verdad. Si lo cierran rápido, van a agarrar a dos perejiles. Hay que dejar en claro que las chicas no fueron voluntariamente. Hubo una red de trata”, denunció Sofía Sarmiento, otra joven mendocina que compartió la primera parte del viaje con las víctimas.

La “cuarta mochilera”, Sofía Sarmiento (tercera de izquierda a derecha), cuestionó la investigación oficial.

En sintonía con la acusación de la joven, Gladys Steffani, madre de Coni, acusó al Gobierno ecuatoriano de acelerar la investigación para evitar costos políticos: “Los detenidos no son los autores. Fueron detenidos para que nosotros nos quedemos tranquilos, pero vamos a ir a fondo”. Belén, la hermana menor de Marina, también respaldó la hipótesis: “La historia que están contando no es verdad. Que se investigue si esto fue una mafia”.

Las críticas llegaron en cuestión de horas a Ecuador y el propio Serrano se hizo cargo de las mismas. Una vez más, claro, desde Twitter. “Lamentamos y al mismo tiempo comprendemos cualquier duda o cuestionamiento que tengan sobre lo sucedido los familiares de las jóvenes argentinas. La información e investigación están sujetas a toda la transparencia y acceso que requiera, lo importante para nosotros es que tengan certezas”.

La carrera electoral

El próximo 19 de febrero Ecuador definirá a su próximo presidente, después de tres mandatos consecutivos de Correa. Aunque todavía no se establecieron las candidaturas formales, se especula con que el funcionario cuenta con la ayuda de un importante empresario de Quito, quien ya le habría asegurado su “ayuda” para la contienda electoral.

Correa dejará la presidencia el año que viene, después de tres mandatos consecutivos.

En tanto y con Correa más enfocado en su postulación como alcalde de Guayaquil, la segunda ciudad más importante del país, el actual ministro del Interior aprovecha su cargo para levantar el perfil y se adjudica la resolución de casos, sin que la Justicia haya siquiera tomado intervención.