Menu Big Bang! News
Policiales Policiales

Gatillo fácil: fue detenido el policía que baleó a Lucas Cabello

Ricardo Ayala, el efectivo de la Policía Metropolitana que le disparó tres veces a Cabello, estaba procesado pero en libertad. Un nuevo fallo determinó su detención, al juzgar que no existió legítima defensa. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ricardo Ayala, el policía de la Metropolitana que baleó e hirió de gravedad al joven Lucas Cabello en un caso de “gatillo fácil”, fue detenido en la tarde del lunes por orden de la Cámara Nacional de Apelaciones. El efectivo estaba procesado pero en libertad, y la decisión de apresarlo vino luego de una apelación de los abogados de la víctima. 

Carolina, la madre de Lucas, nunca dejó de buscar justicia para su hijo. 

El fallo de la Cámara rechazó el argumento de legítima defensa, considerando que se excluyen de ésta “los casos de lesiones inusitada o aberrantemente desproporcionadas”. Los camaristas Mario Filozof y Marcelo Lucini consideraron también que “el medio empleado por el indagado muestra una grosera desproporción e irracionalidad entre aquello que presuntamente pretendió evitar y lo que causó”.

Además, se destaca que la acción de Ayala al dispararle a Cabello con su arma reglamentaria configura una “gravísima violación de los derechos humanos, en tanto se ha vulnerado la integridad física de Cabello con riesgo de su vida, mediante la potestad que el Estado le brinda a un agente de una fuerza de seguridad”.

El policía le efectuó tres disparos a quemarropa al joven de 20 años el 9 de noviembre pasado, cuando la víctima regresaba a su casa desde una panadería en el barrio porteño de La Boca. Según declaró Camila, la mujer de Lucas, Ayala lo derribó de un balazo y le efectuó dos más cuando ya estaba en el suelo. Cabello no portaba ningún arma y el policía fue procesado por homicidio en grado de tentativa agravado

Lucas Cabello permanece internado y podría quedar inmovilizado.

Actualmente, Lucas permanece internado en una sala de terapia intermedia de una clínica privada de Palermo. A raíz del ataque perdió un testículo y corre el riesgo de quedar inmovilizado, ya que una de las balas afectó su médula ósea.