Menu Big Bang! News
Policiales Preso famoso

La intimidad de Fariña en Ezeiza y el secreto de un tatuaje premonitorio

Cómo son los días del polémico "valijero" de Lázaro Báez que lleva preso dos años por evasión agravada. Sus amistades en prisión, el menú tumbero, su presente con las mujeres y el supuesto mito de la "violación carcelaria".

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En los dos años que lleva en la cárcel de Ezeiza (fue detenido el 25 de marzo de 2014), Leonardo Fariña logró convertirse en un preso respetado por sus compañeros. Detenido por el presunto delito de evasión agravada, el ex marido de Karina Jelinek, que volvió a estar en el centro de la escena por sus acusaciones contra Lázaro Báez en la ruta del dinero K, dice que en la cárcel encontró "verdaderos amigos". 

"En Ezeica he conocido gente muy valiosa, que está presa por garrón", le dijo Fariña a BigBang. El domingo, durante una comunicación telefónica con este portal, dijo que estaba cocinando. "Con mis compañeros estamos haciendo fideos. Acá hay mucho compañerismo", dijo el contador, que pasó de comer platos exquisitos en el restó del Faena Hotel a comer fideos tumberos con sus compañeros de pabellón.

Foto exclusiva que muestra a Fariña en la actualidad. Puede verse el misterioso tatuaje que tiene en el pecho.

El tatuaje misterioso

En la foto que acompaña esta nota, Fariña muestra un tatuaje en el pecho. BigBang te cuenta cuándo se lo hiozo.

-¿Ese tatuaje se lo hizo en la cárcel?

-No, acá no me tatúo ni loco. Ese tatuaje me lo hice un año antes de ser detenido. Es una frase de Tupac Shakur que dice: "Sólo Dios puede juzgarme". 

-Es un tatuaje premonitorio, ¿no?

-Sí, no lo había pensado. Pero es verdad. Me lo hice incluso cuando no me habían imputado. Y sigo pensando lo mismo: "Sólo Dios puede juzgarme".

Mujeres, mejor no hablar

Después de divorciarse de Karina Jelinek, Fariña apareció en las revistas con varias mujeres. Pero dice que ahora está solo.

-Sólo pienso en mi padre y en mi hijo. En nadie más.

-¿No le escribe ninguna mujer?

-¿Acá en la cárcel? ¡No!

-Hay presos que tiene muchas mujeres.

-No es mi caso.

Fariña es trasladado por los guardias a declarar a los Tribunales.

Los mitos y las verdades del encierro

"Muchos me preguntaron si en la cárcel te violaban ni bien entrabas, y creo que es un mito. A mi no me pasó. Sí me amenazaron de muerte, pero no pasó a mayores. He visto peleas, pero por suerte no participé en ninguna de ellas. No arreglo las cosas con violencia", dijo Fariña a BigBang.

Otros tiempos: Fariña y Jelinek. "Estuve enamorado de ella, pero es pasado", dice él.

 -¿Es verdad que en la cárcel lo amenazaron de muerte?

-Sí, pero ya pasó. Acá he visto peleas y amenazas, pero yo no soy de arreglar las cosas así por la violencia. 

-¿Conoce a los Lanatta o a Mangeri?

-No, están en otro pabellón. Con e único que charlé fue con Mario Segovia, el llamado Rey de la Efedrina. Me pareció macanudo. Acá adentro no te fijas de dónde viene, qué hizo. En la cárcel se juega mucho con la escala de valores. 

Mario Segovia, el llamado "Rey de la efedrina", charló con Fariña en la cárcel.

-¿Cómo es un día suyo en la cárcel?

-Es duro. Es casi un mismo día, largo y monótono. Casi no veo televisión. Sólo leo libros sobre delitos económicos.