Menu Big Bang! News
Policiales Horror en Ecuador

Mochileras: los cinco “agujeros negros” de la versión oficial

Desde Argentina y Ecuador, los parientes de Marina Menegazzo y Maria José Coni abrieron una investigación paralela. Cuestionan las pericias ecuatorianas y dejan en evidencia sus incongruencias.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La desconfianza comenzó desde el minuto cero. Mientras que el ministro del Interior ecuatoriano, José Serrano Salgado, anunciaba el domingo pasado el hallazgo de los cuerpos por Twitter, los familiares de Marina Menegazzo y María José Coni ponían en duda la confirmación de sus muertes y advertían: “La búsqueda sigue”.

Según la Justicia ecuatoriana, Marina Menegazzo y María José Coni fueron encontradas muertas hace una semana.

Las familias de las mochileras argentinas asesinadas en Montañita sólo se hicieron eco de la versión oficial después de que el presidente Rafael Correa publicara horas más tarde un mensaje con sus condolencias en la red social del pajarito.

Pero las dudas se incrementaron con el correr de las horas, en especial por la velocidad con la que las autoridades ecuatorianas detuvieron a dos sospechosos y dieron por resuelto el crimen. “Son dos perejiles”, sostenían, al tiempo que denunciaban encubrimiento por parte del Gobierno de Correa y que podría haberse tratado de una red de trata.

Gladys Steffani, madre de María José, durante su recorrida por Montañita, la ciudad en la que aparecieron los cuerpos.

En Ecuador se tapan todos los casos como este. Todo lo que he leído me parece un montaje”, denunció Juan Manuel, hermano de María José, quien sigue desde la Argentina los avances de la investigación paralela que realizan desde Ecuador su hermano, Felipe, y su madre Gladys Steffani.

Antonio Fica Flores, el mochilero amigo de las chicas, habló con BigBang y comparte las dudas que presenta la familia.

Desde Guayaquil y con visitas esporádicas a la ciudad balnearia en la que aparecieron los cuerpos de las jóvenes, los parientes de las mochileras dejaron en evidencia al menos cinco irregularidades de los peritajes oficiales.

1. El hallazgo de los cuerpos

Según detalla la investigación oficial, el cuerpo de María José fue encontrado el jueves 25 de febrero en un descampado próximo a la costa de Montañita. El de Marina, en tanto, fue hallado recién el domingo por la mañana, a sólo 40 metros del de su amiga.

Los cuerpos fueron encontrados con tres días de diferencia y estaban a 40 metros de distancia.

El jueves, cuando los medios ecuatorianos advirtieron que Felipe y Gladys realizaban un recorrido por la ciudad balnearia, el jefe de la Dinased (Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida), el coronel Víctor Arauz, se hizo presente en helicóptero para acompañar a los familiares.

Felipe, hermano de María José, junto a su madre en Montañita.

Cómo puede ser que no encuentren un cuerpo que está acá y el otro a quince metros, ¿qué clase de peritaje es el que hacen?”, le preguntó indignado Felipe. “Es el peritaje que profesionalmente nosotros hacemos”, respondió Arauz. “Bueno, entonces le enseñaron mal”, remató Gladys.

2. La autenticidad de los restos

Minutos después de pisar Ecuador, los familiares se dirigieron a la morgue de Guayaquil para reconocer los cuerpos de las jóvenes. “Estaban irreconocibles, dudamos que sean ellas”, denunció Marcos, el hermano de Marina.

Marcos, hermano mayor de Marina, fue uno de los primeros en viajar. Duda de la autenticidad de los cuerpos.

Según María Emilia, la hermana mayor de María José, las autoridades ecuatorianas le reconocieron que la identificación de los cuerpos no fue precisa. “El ministro del Interior ecuatoriano (José Serrano Delgado) llamó y le dijo a mi mamá que los cuerpos habían sido reconocidos, pero sin huellas dactilares”, denunció la joven a la revista Noticias.

3. La sospechosa aparición del taxista

Al momento de viajar, los familiares advirtieron que había un cabo suelto en la investigación: ¿cómo se habían trasladado las jóvenes desde el centro de la ciudad hasta la casa en la que encontraron la muerte?

Los familiares ponen en duda el testimonio del taxista que asegura haberlas llevado a la casa en la que fueron asesinadas.

El recorrido de las chicas no tenía lógica, por lo que Marcos (hermano de Marina) le dijo a Cristian (el cuñado con el que viajó a Ecuador) que iba a aparecer un taxista”, advirtió Felipe. “Cuando llegué con mi madre a Montañita y hablamos con un jefe de la Policía, le dijo: ‘Señora, ¿se acuerda de que yo le dije que faltaba algo para cerrar este caso? Hay un taxista que nos contó algo’”, sumó.

4. La escena del crimen

En su recorrido por la casa en la que habrían muerto Marina y María José, Felipe y Gladys notaron la presencia de “jeringas viejas”, que no figuraban en los peritajes oficiales de la Policía de Ecuador.

Según el entorno de las víctimas, desaparecieron pruebas claves de la escena del crimen.

Según el relato de la familia, un perito les dijo que “allí nunca había habido ninguna jeringa”. Luego, las mismas habrían desaparecido de la escena del crimen sin sumarse al expediente.

5. Pertenencias dispersas

El hermano y cuñado de Marina encontraron el estuche de la cámara de fotos de María José y el celular de Marina en el descampado en el que aparecieron sus cuerpos, pese a que se suponía que la Policía ecuatoriana había rastrillado la zona en busca de posibles pruebas.

Los restos de las jóvenes permanecen en la morgue de la ciudad de Guayaquil, Ecuador.

Hubo un mal manejo desde el primer día. Se supone que debían vallar la zona donde encontraron el primer cuerpo ya que iban a hacer pericias, pero no lo hicieron”, denunció la madre de María José, quien prometió permanecer en Ecuador hasta esclarecer la muerte de su hija.