Menu Big Bang! News
Policiales Crimen de las Mochileras

Perito argentino en Ecuador: “Vimos un exceso de violencia y ensañamiento”

Javier Ureta Sánez Peña, uno de los médicos legistas que viajó a Ecuador por el crimen de las jóvenes mendocinas, reveló detalles de los cuerpos encontrados en Montañita: “Hubo ensañamiento”, sentenció.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Pasaron cuatro días desde que la comitiva de peritos y especialistas argentinos desembarcaron en Ecuador para sumarse a la investigación por el crimen de Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22) en la ciudad de Montañita. Luego de ver los cadáveres, que permanecen desde hace una semana en la morgue de Guayaquil, Javier Ureta Sánez Peña, médico legista, reconoció: “Vimos un exceso de violencia y ensañamiento en los cuerpos”.

“Uno de los cuerpos presentaba lesiones y golpes importantes en el cráneo. El otro una lesión punzante en el cuello que llegaba hasta la médula

La Policía ecuatoriana asegura que los cuerpos de la morgue son los de las jóvenes mendocinas.

“Según las autopsias, uno de los cuerpos presentaba lesiones y golpes importantes en el cráneo. El otro una lesión punzante en el cuello que llegaba hasta la médula”, advirtió Ureta Sáenz Peña en diálogo con Radio Nacional.

“Hay que tener en cuenta que los cuerpos fueron abandonados en un descampado, en una zona con mucho lodo y de matorrales intensos

 

Según el especialista, las dudas de la familia radican en el avanzado estado de descomposición en el que llegaron los cadáveres a la morgue de Guayaquil. “Hay que tener en cuenta que fueron abandonados en un descampado, en una zona con mucho lodo y de matorrales intensos. Estuvieron expuestos a la intemperie, en un país cuya meteorología presenta temperaturas muy altas y humedad”, precisó.

“A esta altura no podemos definir si todas las lesiones que presentan fueron provocadas para darles muerte, también pudieron haber sido provocadas a posteriori

Gladys Steffani, mamá de María José Coni, permanece en Ecuador e inició una investigación paralela.

Aunque todavía la comitiva forense que viajó desde la Argentina no tuvo acceso a los protocolos de la autopsia, Ureta Sánez Peña advierte que los cuerpos podrían haber tenido heridas causadas luego de su muerte. “A esta altura no podemos definir si todas las lesiones que presentan fueron provocadas para darles muerte, también pudieron haber sido provocadas a posteriori. No lo podemos diferenciar por el avanzado estado de putrefacción que presentan los cadáveres”.

“En caso de poder tomar las muestras hoy, estaríamos en condiciones dentro de los próximos cuatro o cinco días de confirmar si se trata o no de los cuerpos de las chicas

Las chicas partieron el 10 de enero de Mendoza y recorrieron Chile, Perú y Ecuador.

Todavía a la espera de poder tomar las huellas necrodactilares, los especialistas argentinos demoraron su regreso al país. “Hemos tomado ayer las muestras biológicas en cooperación con peritos que han venido desde Quito. Estamos a la espera de poder realizar la toma de huellas para compararlas con las que tenemos en Buenos Aires. En caso de poder hacerlo hoy, estaríamos en condiciones dentro de los próximos cuatro o cinco días de confirmar si se trata o no de los cuerpos de las chicas”, anticipó.

“Nuestra llegada le dio mucha tranquilidad a las familias, que estaban un poco alteradas

Marcos Menegazzo, hermano de Marina, fue uno de los primeros en viajar. “Tenemos dudas sobre los cuerpos”, reconoció.

En tanto, el comisario y Jefe del departamento de Identificaciones Personales, Daniel Guglielmo, sumó: “Nuestra llegada le dio mucha tranquilidad a las familias, que estaban un poco alteradas porque no tenían ni tienen la seguridad de que los cuerpos sean los de sus hijas. La mamá de María José y los hermanos de Marina los vieron, pero no los pudieron identificar por el estado de putrefacción”.

“Los efectos personales fueron secuestrados por la Policía de criminalística local

María José y Marina fueron vistas por última vez con vida el 22 de febrero en Montañita.

Las pertenencias de los cadáveres, otra pieza clave para la detección de los mismos, todavía permanecen bajo siete llaves. “Los efectos personales fueron secuestrados por la Policía de criminalística local. Por orden de la Justicia no se los pueden mostrar a la familia todavía. Eso alimenta un poco más la duda de la familia”, remató.