Menu Big Bang! News
Policiales tráfico de cocaína

Piden hasta 28 años de prisión para acusados de la causa narco Carbón Blanco

La AFIP y la Aduana pidieron hoy las condenas para la banda acusada de haber enviado una tonelada de cocaína Europa en medio de un cargamento de carbón desde la provincia de Chaco.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Abogados de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y de la Aduana, querellantes en el juicio por la causa "Carbón Blanco", en la que se investiga el tráfico de una tonelada de cocaína a Portugal, reclamaron hoy que los acusados sean condenados a penas de entre 16 y 28 años de prisión.

Al alegar ante el Tribunal Oral Federal (TOF) de Resistencia, Chaco, los querellantes solicitaron 28 años de prisión para el abogado Carlos Salvatore (58) y el empresario Patricio Daniel Gorosito (64); 23 años de encierro para los comerciantes Carlos Pérez Parga (60) y Héctor Angel Roberto (61) y 16 de càrcel para Rubén Félix Esquivel (56).

Para los abogados de AFIP y Aduana todos ellos fueron coautores de contrabando agravado de estupefacientes y de conformar una asociación ilícita de más de tres personas.

En la causa "Carbón Blanco" se investiga el tráfico de una tonelada de cocaína a Portugal, oculta en embarques de carbón vegetal que previamente había sido procesado y empaquetado en la localidad chaqueña de Quitilipi.

Según la jueza chaqueña que instruyó la causa, Zunilda Niremperger, el lí­der de la banda fue Salvatore, quien está preso en la cárcel de Ezeiza, desde donde siguió el juicio por videoconferencia.

Para los fiscales, Gorosito era quien se encargaba de realizar las operaciones en Europa, al tiempo que Roberto era enlace entre los dos primeros, Parga era el gerente de producción y Esquivel estaba a cargo de la planta en Quitilipi.

El contrabando de cocaí­na se dividió en tres envíos: el primero fue descubierto el 8 de marzo de 2012, cuando se secuestraron 380 kilos de esa droga en la localidad portuguesa de Cabanas do Chao, cerca de Lisboa, en el marco de una supuesta exportación de carbón proveniente de Chaco.

Según la acusación, la droga estaba entremezclada con bolsas de la empresa Carbón Vegetal del Litoral que habí­an sido enviadas desde Quitilipi e inspeccionadas primero por la aduana de Barranqueras y luego en el puerto de Buenos Aires.

Durante la pesquisa, se determinó que Salvatore tení­a participación en 20 sociedades comerciales de distintos rubros y con cuentas bancarias y propiedades en Argentina, Uruguay y Estados Unidos, tras lo cual quedó procesado en una causa por lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

En ese expediente, la jueza Niremperger dictó embargos para los procesados -entre ellos, la esposa, la hija y el suegro de Salvatore- por más de 1.600 millones de pesos.

Además, el abogado es investigado en la justicia federal porteña por la supuesta promesa que le hizo a su esposa de asesinar a la magistrada y que se descubrió a través de una serie de escuchas telefónicas.